Sucesos

Embestida fatal deja tres fallecidos


Unos elotes que al final no recibieron fue el motivo por el que cinco miembros de una familia, que buscaban mitigar el hambre, realizaron un viaje que los llevó a un fatal accidente, en el kilómetro 16 de la Carretera Sur. Tres perdieron la vida y dos quedaron en grave estado.
El carretón halado por una yegua embarazada fue colisionado por una camioneta que se dio a la fuga, la noche del domingo último, a las ocho y media. El animal también pereció a causa del impacto.
Pablo Agustín Rodríguez Gutiérrez, de 23 años, quien conducía la carreta halada por la yegua preñada, de regreso a su casa, después de que se llevaran la sorpresa de que los elotes habían sido regalados a otras personas, resultó con el cuello fracturado y murió instantáneamente, al igual que su sobrina, Shirley Edith Rodríguez, de dos años.
Momentos después falleció en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca” la joven Marta Elena Rodríguez Gutiérrez, de 21 años, madre de la menor Shirley Edith.
Podría perder la mano
La tragedia no termina con la muerte de los tres miembros de la familia, pues María Yolanda Gutiérrez, de 46 años, mamá de Marta y Pablo y abuela de ambos niños, resultó lesionada y le amputaron tres dedos de la mano derecha, pero podría perder la mano.
En tanto el pequeño Reno Ray Rodríguez Sobalvarro, de cinco años, presenta un trauma cráneo encefálico. Este niño es hijo de Pablo Agustín y se teme por su vida.
Los otros lesionados son Carolina Julieta Suárez, de 19 años, originaria de Río Blanco, Luis Marcelino Rodríguez Gutiérrez, de 18 años, una vecina a la que le dieron raid, identificada como María Félix, y Élida Rosa Solís López, de 19 años.
Versión de Tránsito
El capitán Gerardo López, jefe de Tránsito de la Tercera Delegación de Policía, informó que a través de una llamada conocieron del accidente, de la entrada al Incae 200 metros hacia el sur, donde una camioneta colisionó contra una carreta de caballo, sin ninguna señal, en la que iban nueve personas, entre ellos dos pequeños.
“Al llegar al lugar nos encontramos con un cuadro lamentable… Se presume, según el impacto, que la camioneta iba a 80 ó 90 kilómetros por hora. En la escena había restos del vehículo que provocó el accidente con una de las placas, lo que sustentó la investigación”, aseguró el capitán López.
Y es que gracias al número de placas, GR 3108, se conoció que la Galloper gris pertenece a Byron Oswaldo Ramos Bravo, habitante de Villa Sandino, Granada, de la Iglesia Espíritu Santo, una cuadra al norte, media cuadra al este. Lo que falta por determinar es si efectivamente él iba conduciendo, bajo qué efectos y a qué velocidad.
Al mediodía se conoció que Byron mandó a su abogado, Marvin Areas, quien expresó que su cliente se sentía consternado y muy mal por lo ocurrido a la familia Rodríguez y por la tarde del lunes se iba a entregar, al igual que la camioneta, de no hacerlo constará en su expediente prófugo de la justicia.
Familia pobre
La familia Rodríguez Gutiérrez habita en el kilómetro diez de la Carretera Sur, del Colegio Alemán-Nicaragüense 200 metros al oeste, en la comarca San Francisco de Asís, donde hoy será el entierro, en el cementerio de Nejapa.
Cabe señalar que los dolientes solicitan la colaboración de nuestros lectores, ya que los que quedaron vivos necesitan de ayuda económica para el tratamiento y demás gastos.