Sucesos

El Prinzapolka “se traga” a panguero tras vuelco

* Durante el trayecto, supuestamente la víctima “ligó guaro con timón”, pese a que en la panga transportaba a su hijo de diez años y a otros pasajeros * Luego el panguero colisionó contra una rama y cayó al río

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
Rosalío Ramírez Sánchez, de 45 años, un experto botero que ofrecía el servicio de transporte acuático entre las orillas de los ríos Labú, de Siuna, y Blunock, de Prinzapolka, se ahogó en este último lugar, la mañana del viernes, al volcarse en su pequeña barca de motor junto a su hijo de diez años y tres personas más que transportaba.
El niño y los pasajeros afortunadamente se salvaron porque sabían nadar muy bien, flotaron y bracearon hasta llegar a la ribera del Prinzapolka.
Francisco Manzanares Reyes, comunicador social en la zona, reportó que el hijo menor del infortunado botero, que milagrosamente se salvó de las profundas aguas del Prinzapolka, les aseguró a los comunitarios de Blunock, sitio ubicado cerca del lugar del accidente, que se volcaron porque la barca colisionó con una gruesa rama de un frondoso árbol, luego que su progenitor perdió el control del medio de transporte.
El primero en caer en las mansas aguas del Prinzapolka fue Rosalío Ramírez, quien además de experto en manejar botes, también lo era en el nado, pero no pudo salir a flote de la profundidad del río.
Se supo que durante el trayecto de Labú a Blunock, la víctima cometió el gravísimo error de tomarse dos medias de licor, por lo que no se descarta que hayan sido los efectos del guaro los que hicieron que el panguero perdiera la dirección y el control de la barca, que en pocos segundos se estrelló contra la rama y luego se volcó con todos sus ocupantes.
De acuerdo con Francisco Manzanares, los familiares y comunitarios del lugar se organizaron para buscar al desventurado panguero en el río Prinzapolka con seis barcas a motor, pero todos los esfuerzos han sido en vano porque el cuerpo no aparece por ningún lado. Se cree que haya sido devorado por la fauna acuática del lugar.