Sucesos

Causa del siniestro quedará en el misterio

* “Polvorín” con material propagandístico probablemente explotó cuando el joven vigilante encendió un cigarrillo o quizás friccionó sin querer una mecha

Ernesto García

La causa del voraz incendio donde murió carbonizado el joven Engel Machado Moreno, probablemente nunca se sepa con exactitud, según reconocieron las autoridades de la Dirección General de Bomberos.
“Lo único que se puede establecer es que el incendio se produjo por una fuente de calor que produjo la misma víctima (Engel Machado). Pudo haber sido porque en sus labores de limpieza friccionó las mechas de los morteros o porque encendió un cigarrillo”, manifestó el teniente de la Dirección General de Bomberos, Jorge Martínez.
El vocero bomberil explicó que la causa del incendio no se pudo establecer porque la devastación que provocó el siniestro fue total en los 140 metros cuadrados que se quemaron.
Pólvora remanente del 19 de julio
Aunque no hay una cifra exacta de la cantidad de morteros y cargas cerradas que eran guardadas en el local alquilado por el Frente Sandinista, en Bolonia, Martínez dijo que en ese sitio probablemente habían entre 100 y 200 morteros, y de cuatro a cinco cargas cerradas con una extensión de cuatro a cinco metros.
De acuerdo con las averiguaciones hechas por los bomberos, la pólvora que estalló la mañana del miércoles, probablemente es un “remanente” de la que utilizó el Frente Sandinista en su celebración del 19 de julio, en la Plaza de la Fe.
En el lugar del siniestro, los bomberos no encontraron ni siquiera una varilla de cohete, confirmando que no es real la versión de Carlos Pérez Gutiérrez, quien dijo que lo almacenado era sólo una “peineta” de cohetes.
Violaron la Ley de Armas
La persona o personas que convirtieron en un “polvorín” el local donde el Frente Sandinista guardaba material electoral, actuaron de manera “irresponsable”, afirmó el teniente primero de la Dirección General de Bomberos, Jorge Martínez.
“El haber guardo pólvora en un local no autorizado por la Dirección General de Bomberos a como lo establece la Ley 510 o Ley de Armas, es un acto de irresponsabilidad”, aseguró el teniente Martínez.
La Ley 510 tiene un capítulo especial que regula la fabricación, uso, almacenamiento y transporte de material pirotécnico, señaló el también miembro de la Dirección Especial de Bomberos que en este caso no se cumplió.
La misma legislación establece que los locales donde se almacene pólvora o material pirotécnico deben ser inspeccionados por los bomberos y además rotulados adecuadamente, lo que no sucedió en este caso. “Por ejemplo, si vas a guardar pólvora en algún lugar, debe haber un rótulo señalando que es prohibido fumar”, subrayó el teniente Martínez.