Sucesos

Violento pedigüeño por poco pierde la vida


GRANADA
La noche del sábado, en la sala de una casa colonial propiedad de empresarios holandeses que en ese momento estaban fuera, una trifulca protagonizada entre el vigilante Ismael Elías Zavala, de 23 años, y José Denis García, ambos en completo estado de ebriedad, casi termina en tragedia, al enfrentarse cuerpo a cuerpo por el control de una cutacha.
Según vecinos, desde la tarde, Zavala, en compañía de otros dos amigos, se encontraba en la sala de la casa, con la puerta abierta, ingiriendo licor, cuando García, en compañía de otro sujeto, se presentó con tono prepotente a pedir un trago de licor.
Zavala, que reconoció al pedigüeño violento como el ex vigilante de la misma vivienda, se negó a la atrevida exigencia, por lo que García, sin más, desenvainó una cutacha que llevaba a un costado, para ingresar a la morada que en un tiempo él cuidó, y así dar inicio a la riña.
Víctor López, uno de los amigos de Zavala, relata que al momento del hecho fue golpeado con un palo de escoba por el acompañante de García, por lo que salió corriendo rumbo hacia la Policía, en busca de ayuda.
Mientas tanto, en la sala de los holandeses, vecinos que presenciaban el hecho afirman que entre botellas quebradas y golpes, Zavala logró despojar a García de la cutacha, para luego mantenerlo en el suelo, sometido a una escena larga y grotesca, en la que cualquier persona juraría que el agresor se encontraba ya sin vida, en medio de un charco de sangre que cada vez más se agrandaba.
Los vecinos, desde la calle, disuadían a Zavala a desistir de su acto, pero se mantuvieron estupefactos y al margen, por temor; hasta que finalmente se presentaron los efectivos policiales para aplacar el furor del joven vigilante.
El agredido, que no interpuso la denuncia, fue trasladado al Hospital Amistad Japón-Nicaragua, de la ciudad de Granada, pero según datos no oficiales de la Policía, García se recupera de heridas no graves en el pecho, hombro y una mano.