Sucesos

De amistades no entiende la Policía


Francisco Mendoza

MATAGALPA -Por andar “de juerga”, un ciudadano matagalpino amaneció en las calurosas e incómodas celdas de la Policía Nacional de este departamento, y es probable que, además de la “bruta goma”, tendrá que pagar la multa más alta por manejar en estado de ebriedad.
Los hechos se registraron a eso de las dos de la mañana, cuando una patrulla acababa de salir del parqueo del complejo policial de esta ciudad, y de pronto la camioneta placas MT 04266 entró bruscamente al lugar.
La centinela que estaba de guardia tuvo que hacerse a un lado para evitar que se la pasara llevando, mientras los demás se preparaban para disparar contra el intruso.
De pronto vieron que el conductor de la camioneta era el ciudadano que se identificó como Alberto Larios Frech, quien andaba en estado de ebriedad y aseguraba a gritos que había entrado al complejo policial porque quería ver al jefe de la Policía, Comisionado Mayor Carlos Espinoza, quien era su amigo.
Pero por la forma de entrar al complejo policial, el estado de ebriedad en que se encontraba y la hora en que lo hizo, puso en peligro no sólo la vida de la agente que estaba de guardia, sino la propia, porque los demás agentes pudieron haber disparado sus armas al ver entrar de pronto a un intruso, lo que obligó a los oficiales que estaban de turno a encerrarlo, y según la Oficina de Relaciones Públicas, será multado por conducir en estado de ebriedad; el monto de la multa es de mil 500 córdobas, además que le podrían aplicar el delito de falta penal.