Sucesos

Lunar de pelos “delató” a violador

* Aprovechó uno de los tantos apagones para abusar dos veces de un niño, quien, no obstante, lo reconoció

Máximo Rugama

ESTELÍ -Los miembros de un jurado de conciencia declararon culpable por el delito de violación en perjuicio de un niño de once años al temido sujeto Renato Toruño, de 25 años, cuya víctima, pese a la oscuridad reinante, lo reconoció por el lunar de pelos que tiene cerca del ojo izquierdo.
Una noche, a inicios de junio, el menor regresaba a su casa luego de realizar unas diligencias que sus padres le encomendaron, y cuando pasaba por las cercanías de un centro escolar cesó el fluido eléctrico, lo que aprovechó el aberrado sexual para raptarlo y llevarlo al sector conocido como Puente Vado-Venecia, a aproximadamente dos kilómetros del punto inicial, donde bajo amenazas de muerte lo mancilló.
Minutos después, el depredador sexual lo obligó a trasladarse a las inmediaciones del cementerio municipal San Francisco de Asís, donde de nuevo lo violó.
Según testimonios del niño, el depravado le robó un reloj nuevo, los zapatos, la camisa y el pantalón, por lo que llegó en ropa interior a su casa.
Después de que el maleante anduvo varios días huyendo, la Policía lo capturó y el afectado hizo el respectivo reconocimiento de su verdugo.
Pandillero, ladrón “fino” y depredador sexual
El tal Renato, además de ser un pandillero reconocido, según pobladores de los barrios “Panamá Soberano” y “Oscar Gámez”, es un ladrón fino y ahora violador de niños.
En el transcurso de la presente semana, la juez Penal de Juicio, doctora Elizabeth Corea Morales, leerá la pena ante los representantes de la Fiscalía, la parte acusadora y el abogado del depravado sexual.
Delegados de los organismos que promueven y defienden los derechos de los niños y los adolescentes en Estelí demandaron a las autoridades judiciales se castigue con todo el rigor de la ley a Renato Toruño.
Cabe recalcar que los familiares de éste sostienen que él no fue quien violó al niño, sin embargo, la víctima lo reconoció por el lunar de pelos que el acusado tiene en el rostro.