Sucesos

Un delincuente más que muere en sus andanzas

* Al parecer ya se ha vuelto una constante en la población repeler a los agresores * Éste era ladrón de medidores y tenía múltiples antecedentes, y falleció por los charnelazos que recibió en la cabeza

Ernesto García

Los delincuentes deberán poner su “barba en remojo”, porque tal parece que los ciudadanos no están dispuestos a seguir siendo víctimas pasivas, a como lo demuestran las muertes de dos sujetos con antecedentes delictivos en el transcurso de la semana.
Esto porque Abraham Isaac Brenes Molina, de 20 años, murió en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital “Lenín Fonseca” un día después que un vigilante le disparó cuando supuestamente intentaba robar en una bodega de una empresa telefónica, situada en el kilómetro 11 de la carretera nueva a León.
El subcomisionado Claudio Salas, jefe de Auxilio Judicial en Ciudad Sandino, confirmó que Brenes, quien murió al caer la noche del martes, en el centro asistencial antes mencionado, tenía antecedentes delictivos.
“(A Abraham Isaac) lo teníamos en nuestros archivos por robo y últimamente anduvo con otros sujetos robando medidores de agua”, subrayó el subcomisionado Claudio Salas. Al comprobarse que Brenes tenía antecedentes por robo y ante la sospecha de que al ser herido de muerte andaba delinquiendo, las autoridades policiales dispusieron poner en libertad al vigilante Denis Ferris Hernández Ramírez, quien aparentemente actuó en defensa propia.
De acuerdo a la versión dada por el guarda de seguridad a la Policía, él hizo un disparo preventivo a los pies de Brenes, cuando éste supuestamente intentó agredirlo, pero como el arma del vigilante es una escopeta, los charneles se le alojaron en el cráneo al sospechoso. Aunque el vigilante haya sido puesto en libertad, el caso está en manos de las autoridades del Ministerio Público, cuyos fiscales decidirán si acusan a Hernández por la presunta autoría del delito de homicidio.

Segundo en la semana
Con apenas 24 horas de diferencia, otro presunto delincuente, identificado como Edwin Valverde Medina, murió a consecuencia de una gangrena, después que dos hombres lo acuchillaron cuando huía con una bicicleta robada a un niño. A las muertes de Brenes y Valverde se suman las heridas de bala que recibió en el barrio Las Torres el sujeto Cristhian Alberto Castro Córdoba, a manos de Juan José Jarquín, quien presuntamente le disparó en un acto de venganza por la muerte del sujeto apodado “El Melo”, hecho sucedido hace 20 días.
Durante los últimos meses se ha vuelto una constante los episodios donde la población cansada se ha encargado de hacer justicia por su cuenta.