Sucesos

Sucumbe a descarga eléctrica

* En menos de veinticuatro horas, una niña se suma a la lista de fallecidos * Familia doliente aseguró que la menor iba con vida, pero que expiró por un paro cardiorrespira-torio

Tania Sirias

Desconsolada se encontraba doña Norma Morales ante la muerte de su pequeña hija, de diez años, quien pereció electrocutada cuando resbaló y cayó del techo de la casa.
La pequeña junto a su familia se dedicaba a cuidar y dar mantenimiento a las tumbas del Cementerio General, y como su humilde vivienda estaba dividida con el muro del camposanto, era costumbre de ella saltar la tapia que daba con el patio trasero de su inmueble.
“Ella subía al muro, cruzaba por el techo y se resbalaba por el tubo de la cancha de basketball”, dijo su primo, Edwin Rivera, quien fue el único testigo del suceso y quien trató de socorrer a la pequeña.
Resbaló y cayó de espalda
El hecho ocurrió como a las dos y media de la tarde cuando la pequeña decidió irse a su casa, con tan mala suerte que en ese momento comenzó a caer una fuerte brisa sobre la capital.
“Ella venía cruzando el techo y se resbaló porque andaba descalza. Cayó de espalda, y la mitad del cuerpo quedó colgado entre los alambres. En ese momento busqué un palo para poder quitarla de los cables”, relató Rivera.
La niña fue trasladada inmediatamente al Hospital “Lenín Fonseca”, pero al llegar al centro asistencial falleció producto de un paro cardiorrespiratorio.
“Ella iba con vida, todavía cuando la bajé del techo iba respirando, pensé que sólo había sido un desmayo”, dijo su primo Edwin.
Su madre, quien se encuentra en su cuarto mes de embarazo, lloraba desconsolada y no creía lo sucedido.
Silvia María era su hija mayor y estudiaba cuarto grado en el Colegio “Salomón de la Selva”.
El lamentable accidente ocurrió en el barrio Cuba, del Puente León dos cuadras abajo, una cuadra al sur.