Sucesos

Fratricidio y venganza

* Hombre disparó contra su hermano, y éste, herido de muerte, lo baleó y dejó en grave estado

NUEVA GUINEA
Tal como advierte la profecía bíblica en Mateo 10:21: “El hermano entregará a la muerte al hermano”. Si se toma al pie de la letra esta cita del libro sagrado, diríamos que en Nueva Guinea ya se cumplió. Tal es el caso que la población de la Colonia Los Laureles de Nueva Guinea se encuentra consternada ante el hecho tan repudiable del hombre que mató de un balazo a su hermano.
Según el informe de la Policía Nacional de Nueva Guinea brindado a EL NUEVO DIARIO, los hechos ocurrieron en la finca El Avance, de la Colonia Los Laureles, cuando los hermanos Wilfredo Reyes Calero, de 22 años, y Carlos Reyes Calero, de 29, a eso de la una de la mañana del 12 de agosto se encontraban ingiriendo licor y de pronto surgió una discusión que fue subiendo de tono.
Herido de muerte, dispara
Carlos sacó su pistola calibre 38 y le propinó un balazo en el pecho a su hermano, Wilfredo, quien cayó al suelo.
Pero en su afán por vengarse y a la vez defender su vida, Wilfredo, ya herido de gravedad, sacó su revólver y le propinó varios balazos en diferentes partes de la humanidad de su hermano Carlos, como para cumplir la Ley del Talión, “Ojo por ojo, diente por diente”, y el viejo adagio: “El que a hierro mata, a hierro muere”.
Ambos hermanos quedaron tendidos en el suelo, y de inmediato sus familiares los levantaron para llevarlos al centro asistencial y tratar de salvarles la vida. Pero Wilfredo murió en cuestión de segundos, por lo que la familia no tuvo más que resignarse e iniciar su vela desde ese momento.
A Carlos lo trasladaron al centro asistencial de Nueva Guinea, pero por su estado delicado fue remitido al Hospital Asunción, de la ciudad de Juigalpa, Chontales, donde se debate entre la vida y la muerte.
El cuerpo de Wilfredo fue velado y sepultado en el cementerio de la localidad, mientras el otro está hospitalizado. Atrás quedó una familia sumida en el luto y una población consternada ante un caso nunca antes visto en este municipio.