Sucesos

Acribilla a tío por compartir la novia

* Autor tiene 18 años y no soportó que su pariente fuera correspondido por la misma mujer

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
Efraín Antonio Sequeira Hernández, de 18 años, mató a su tío, Modesto Sequeira Lezcano, de 45 años, al propinarle tres disparos que le perforaron la región torácica y la mano derecha, cuando discutían de forma acalorada por el amor de una misma mujer, a la que cada cual consideraba su novia, en la comunidad mestiza de Okonwas, 25 kilómetros al noreste de la ciudad de Rosita, Región Autónoma del Atlántico Norte.
El occiso sostenía una amena conversación con Juan Obando Siles, en la sala de la casa de su sobrina, Damaris Sequeira Hernández, quien a la vez es la hermana del señalado victimario, cuando el joven, en estado de ebriedad, llegó y descargó parte de su ira contra todo lo que encontraba a su paso.
Pretendida de 26 años
La furia del muchacho aumentó cuando llegó a tener de frente a su tío, a quien le reclamó por andar supuestamente conquistándole a su prometida, Zeneyda Rodríguez Torres, de 26 años, por lo que iniciaron una fuerte discusión, la que subió de tono con las amenazas proferidas por el sobrino.
“Le voy a pegar tres balazos para que respete y no vuelva a meterse con mi novia”, dicen que le advirtió el jovencito al tío, mientras sujetaba el revólver con la mano derecha, en el mismo lado de la cintura.
“Pues, la mujer es mía y será sólo mía, y si tenés valor de hombre pegame las seis balas con esa pistola vieja”, respondió Modesto Sequeira, quien quizás estaría vivo si no hubiese retado de forma tonta al enloquecido muchacho.
El joven, al mejor estilo del actor norteamericano Clint Eastwood, desenfundó el revólver y le disparó tres veces a quemarropa. La víctima expiró de manera instantánea.
Además, Sequeira Hernández casi le quita la vida a su hermana, Damaris Sequeira, a la que le apuntó con el revólver en dirección a la cabeza, por reclamar fuertemente el crimen familiar.
Luego que el victimario se aseguró de que había matado a Modesto Sequeira, con el que aparentemente despejó el camino para que su novia o amante sea sólo para él, huyó en su mula y desapareció en la montaña, aunque varias personas aseguran que lo han visto, por las noches, merodear la casa de Rodríguez Torres.