Sucesos

Escopetazo mortal

* La víctima tenía 15 años y murió producto de un disparo de una escopeta calibre 12 * Otras dos personas fallecieron en Managua, la primera baleada y la segunda apuñalada

La Policía capturó al vigilante Evertz de la Cruz González Pérez porque supuestamente mató de forma accidental, de un escopetazo, a un quinceañero con el que conversaba amenamente la madrugada del domingo.
Los hechos se dieron de La Caimana tres cuadras arriba y dos al sur, donde el vigilante Cruz González, Manuel Terán Guillen, de 17 años, y su hermano Osono, de 15, se encontraban conversando amenamente hasta que ocurrió la tragedia.
Ante la Policía, González Pérez declaró que trabaja para la empresa de vigilancia EZA, y que a la una de la madrugada un grupo de jovencitos pasó por el sitio donde él se encontraba queriendo hacer daño, por lo cual manipuló su escopeta calibre 12, pero el incidente no pasó a más.
Luego llegaron los hermanos Terán a conversar con el vigilante, que aparentemente no se dio cuenta de que tenía la escopeta cargada y con el dedo en el gatillo.
El subcomisionado Pablo Emilio Ávalos, segundo jefe del Distrito Cuatro de Policía, explicó que al momento de los hechos el vigilante tenía el cañón de su escopeta al lado derecho del cuerpo y se disparó.
La carga “bañó” la cara y el pecho del joven quinceañero que murió de forma instantánea.
Segunda víctima
Otro caso que tiene consternados a sus familiares es el deceso de Jorge Alexander Hernández Miranda, de 18 años, quien falleció producto de un disparo de arma hechiza la madrugada del domingo.
Susana Balladares dijo que desde la tarde del sábado su sobrino salió de la casa sin decir adónde iba, pero unos vecinos lo vieron en la vía pública, cerca del Colegio Pureza de María, ingiriendo licor con tres amigos.
“Dicen que él se disparó, pero la verdad no estoy segura. No sé de dónde pudo agarrar un arma hechiza, o si discutió con los amigos o qué pasó realmente, porque ellos --los tres amigos--, no han dado la cara”, dijo la señora Balladares.
De lo único que está segura, es que los jóvenes que estaban tomaban con su sobrino, luego del accidente, buscaron la ayuda de un vecino que tiene un taxi para trasladarlo al Hospital Alemán Nicaragüense, donde expiró, pero será el Instituto de Medicina Legal el que determinará si la muerte fue homicida o no.
Jorge Alexander habitaba junto a sus cuatro hermanos del restaurante El Madroño siete andenes al sur.
Los familiares de la víctima revelaron que en vida Hernández no quiso estudiar ni trabajar, por lo que su madre decidió enviarlo a Costa Rica para que cambiara de ambiente, pero éste nunca se quiso ir.
Larga agonía
La tercera víctima de la violencia fue Milton Rafael Navarro Enríquez, de 22 años, quien tras ocho días de estar hospitalizado en el Hospital “Roberto Calderón”, sucumbió a la muerte este domingo.
La víctima habitaba en el barrio El Rosario, de Granada, pero había sido traslada a Managua desde el cinco de agosto, cuando tratando de mediar un pleito fue atacado con un cuchillo, lo que provocó lesiones en el hígado, vísceras y sistema cardiovascular.
Los familiares del joven, por medio de una radio capitalina, exigieron justicia, y señalaron como supuestos autores a “Julio Relleno”, “Marlon La Cabra” y “Javier El Homosexual”, quien habría proporcionado el arma a los dos primeros.