Sucesos

Sucesos departamentales


Fijan fecha para audiencia del que mató a una niña
Alberto Cano / JINOTEPE, CARAZO -La juez de Audiencias de Jinotepe, Regina Altamirano Escobar, dicto prisión preventiva contra Javier Antonio Martínez González, de 23 años, por la supuesta comisión del delito de homicidio culposo en perjuicio de la menor Jorlenis Gutiérrez Sánchez, de 13 años, habitante de Güisquiliapa, Jinotepe, quien ayer fue sepultada. El lamentable suceso, tal como oportunamente dimos a conocer, ocurrió en la parada de buses de Jinotepe, donde estaba la menor en compañía de su tía, Claudia Sánchez, justo cuando Javier Martínez era asaltado por desconocidos, lo que motivó que éste sacara su revólver 38 para realizar el disparo que desgraciadamente impactó en la sien izquierda de la pequeña. La niña fue trasladada a una clínica privada, luego al Hospital Regional Santiago, y en un intento desesperado por salvarle la vida, al “Lenín Fonseca”, de Managua, pero debido a que el proyectil penetró en la masa encefálica, los doctores declararon que la niña tenía muerte cerebral, sin embargo, fue hasta la madrugada del martes que expiró. El homicida, que alega haber disparado contra unos delincuentes, deberá aguardar la audiencia inicial programada para el miércoles 16 de agosto, a las dos de la tarde, en la que la juez decidirá si hay méritos para elevar la causa a juicio oral y público. Ayer, en tanto, la Policía confirmó que detuvo a los sujetos Chéster Ismael Aburto Acuña, alias “Caña”, y Carlos Enrique Vivas Fariñas, “Máscara”, ambos de 19 años, habitantes del Reparto “Ana Virgen Noble”, por ser los supuestos responsables del robo de las cuatro cadenas de plata de Martínez González, por el cual el joven asegura haber disparado y matado accidentalmente a la pequeña.
Último jinotepino suicida
Alberto Cano / JINOTEPE, CARAZO -Denis José Calero Morales, de veinte años, es el último jinotepino, al menos por ahora, que se quita la vida. Se supo que Calero Morales tenía varios días de andar bebiendo licor y estaba acostado en una hamaca, pero de pronto desató el mecate que la sostenía y se lo ató al cuello, para luego lanzarse al vacío, sujetado a una solera de su casa, ubicada en el Reparto La Competencia, de esta ciudad.
Fue muerte natural
Alberto Cano / DIRIAMBA, CARAZO -La Policía de esta ciudad descartó mano criminal en la muerte del diriambino Rodolfo José Vílchez, de 30 años, quien al parecer fue sorprendido por un fulminante paro cardíaco. La víctima, según el dictamen de Medicina Legal, no tenía señales de haber sido agredido, por lo que es un hecho que el corazón lo traicionó.