Sucesos

Joven baleado expiró camino al hospital

* En un esfuerzo por salvarlo, sus amigos lo llevaron al “Vélez Paiz”, porque no dio tiempo de llegar al “Lenín”, pero ya no había nada que hacer

Orlando Barrios

En la puerta de emergencia del Hospital Materno Infantil “Fernando Vélez Paiz” expiró el joven Nelson Antonio Borge Bejarano, cuando sus amigos y algunos primos, en un afán por salvarle la vida, intentaron que galenos del centro asistencial antes mencionado lo atendieran, pero éste ingresó sin signos vitales.
El crimen que enluta a una familia del barrio “Camilo Ortega” sucedió a las siete y media de la noche del martes, cuando la víctima, de 21 años, supuestamente se encontraba jugando fútbol en una calle del sector.
Una allegada a la familia doliente expresó que el jovencito acudió al llamado de dos amigos adolescentes, y al llegar hasta ellos salió su victimario, un jovencito de 16 años, quien sin decir palabra alguna le disparó.
Nelson Antonio cayó en estado agónico, por lo que fue ayudado por unos amigos y unos primos, quienes lo trasladaron hacia el Hospital “Lenín Fonseca” a bordo de un taxi.
En el trayecto Nelson Antonio se complicó, por lo que sus allegados decidieron ingresarlo al Hospital “Fernando Vélez Paiz”, pues iban sobre esa ruta, pero el joven ya ingresó sin vida.
El cadáver de Nelson Antonio fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde se confirmaría la causa del deceso.
Treinta sospechosos en redada policial
El equipo de EL NUEVO DIARIO se trasladó de la terminal de buses del barrio “Camilo Ortega”, cuadra y media al sur, donde inicialmente nos dijeron que estaba doña Ana Francisca Bejarano Madrigal, de 59 años, mamá del infortunado. Luego nos expresaron que había salido y por último nos comentaron que estaba en el baño. Al final, la señora Bejarano Madrigal nos mandó a decir que no quería brindar la versión del caso.
En tanto, el teniente Manuel Campos, jefe de Información y Análisis del Distrito Tres, dio a conocer que el caso fue denunciado por Ana Francisca, pero que aún ampliaban las pesquisas.
La Policía realizó una redada en el sector, para capturar a sospechosos del hecho. “Detuvimos a unos 30, de los cuales quedaron dos. Los otros fueron dejados en libertad”, agregó el vocero de la Tercera Delegación Policial.
Refirió que las investigaciones determinan que el acusado de este crimen es el adolescente de iniciales S.P., quien no ha podido ser capturado por los uniformados.