Sucesos

Mala suerte de hondureños

* El vehículo en el que viajaban a Costa Rica, chocó con otro en Nicaragua

Ernesto García

Seis ciudadanos hondureños, que pasaban de tránsito por Nicaragua, con rumbo a San José, Costa Rica, terminaron en distintos hospitales de la capital, al volcarse el microbús en que viajaban, tras chocar contra un bus en la entrada a Tipitapa.
Los hondureños que resultaron lesionados fueron identificados como Norma Jessenia Manzanares, de 45 años; Glenda Maribel Maradiga, de 43; Johana Manzanares Hernández, de 36; María Isabel Díaz, de 41; Agustín Hernández, de 46, y Oscar Dávila, de 48 años.
De los seis hondureños accidentados, la de mayor gravedad es Johana Manzanares, quien además de presentar un trauma cráneo encefálico también perdió una oreja, informaron fuentes médicas.
Los “catrachos”, que al momento del accidente viajaban dormidos, se transportaban en el microbús placas KB 2454, propiedad del Hotel Internacional, de Choluteca, Honduras, el cual era conducido por Óscar Sánchez Osorto, de 32 años.
El microbús verde quedó volcado sobre la vía, en el empalme que está en la entrada a Tipitapa, y que une las carreteras que comunican a esa ciudad con Managua y Masaya.
Mientras, el bus matrícula 088-459, conducido por José Espinoza Urbina, que cubre la ruta Tipitapa-Managua, y que circulaba de este a oeste, a consecuencia del impacto con el microbús de turistas hondureños hizo un giro de 180 grados, que lo dejó en dirección contraria.
La desgracia de los extranjeros fue aprovechada por algunos desalmados de la zona, quienes antes que llegara la Policía al lugar de la tragedia les robaron los equipajes, mientras los accidentados se quejaban del dolor. Ambos choferes se acusaron mutuamente por la autoría del accidente.
Muere bajo las llantas
El fin de semana estuvo marcado por las tragedias automovilísticas en el barrio Santa Clara, de Managua, pues la tarde del sábado un tomador consuetudinario encontró la muerte bajo las llantas traseras de una “pipa”.
Vladimir Duarte Jara, de 52 años, es el hombre que murió con la cabeza aplastada cuando de manera imprudente se abalanzó sobre el pesado vehículo conducido por Milton Cuadra Mayorga, de 37 años, quien giraba de oeste a norte.
Varios testigos de la tragedia eximieron de responsabilidad al chofer de la “pipa”, propiedad de la empresa constructora Tradeco, que tiene su plantel a pocos metros de donde se produjo la desgracia.