Sucesos

Sed de sangre

* Una mujer complaciente y un afán destructivo lo han llevado por la senda del crimen y la impunidad * Se ufana de haber matado a por lo menos 13 personas * Su mamá y su familia confirman que “Venganza” recibió maltrato de su padre, al igual que sus hermanos, pero sólo él se convirtió en delincuente

Ernesto García

A pesar de ser el autor del abominable crimen que tiene conmovidos a los habitantes de Jinotepe, Carazo, Arlan José Navarro Montiel, alias “Venganza”, todavía está sediento de sangre porque no borra de su mente la idea de terminar con la vida de su ex pareja y sus dos pequeñas hijas

Este sujeto, que ríe con cinismo y habla con odio y desprecio hacia los demás, es probablemente la encarnación perfecta del muñeco asesino creado por la industria cinematográfica de Holly-wood y llevado a la pantalla grande con el nombre de “Chucky”.
“Venganza” cada vez que habla de sus fechorías se jacta de las mismas y hasta se burla de sus víctimas, entre las cuales figura una de sus hermanas mayores, de quien abusó sexualmente años atrás.
Se atribuye 13 crímenes
Hablando desde las celdas del comando policial de Jinotepe, Carazo, Arlan Navarro Montiel --quien aparentemente tiene trastornos mentales--, además de aceptar la autoría del asesinato de Darling María Narváez, dice ser el autor de otros 12 crímenes.
¿Dicen que mataste a un policía y ahora a Darling María? Sí, es cierto, pero no son dos los muertos que llevo, son trece”, se ufana Navarro, para enseguida agregar que la cárcel no le hace mella. De estos 13 asesinatos que “Venganza” se atribuye, la Policía jinotepina no tiene ningún registro y su familia sostiene que dice eso por los problemas mentales de los que suponen padece.
La supuesta demencia de “Venganza” nunca ha sido comprobada porque él mismo siempre se ha negado a ser examinado, relata su mamá. “Cuando lo quise llevar al médico, para que lo viera, me dijo: “La loca sos vos”.
Hijo de un energúmeno
Arlan Navarro Montiel, quien se ha convertido desde el pasado lunes, cuando violó y asesinó a la joven estudiante Darling María Narváez, en el ser más despreciable para los habitantes de Carazo, culpa de sus aberraciones a sus padres, de quienes asegura recibió maltrato durante su niñez.
“Mi mamá y mi papá me maltrataron cuando era un niño. Mi papá nos pegaba con pala, garrotes o cualquier objeto que encontraba”, relató “Venganza”, antes de ser trasladado a los juzgados jinotepinos, donde lo esperaba una multitud para vengarse del crimen cometido por él.
El testimonio de “Venganza”, sobre que recibió maltrato durante su niñez, es una “verdad a medias”, según su mamá, Gioconda Montiel Navarro, y sus hermanos, porque quien supuestamente le daba maltrato era su padre, José Luis Navarro.
“Es cierto, recibió maltrato de su papá, pero el maltrato lo recibimos todos. Cuando las niñas regresaban de clase y me abrazaban, él (su papá) las apartaba diciéndoles que me traían razón de un querido, pero no por eso mis hijas ni mi otros hijos son criminales”, subrayó doña Gioconda.
Sin escrúpulos
La drogadicción, el alcoholismo y su pasión por delinquir han llevado a “Venganza” a cometer otras acciones tan abominables como el crimen perpetrado contra la joven estudiante, como fue violar a su hermana.
Pudimos comprobar que entre las diez denuncias que “adornan” el historial delictivo de “Venganza”, está el haber violado a una de sus hermanas mayores en un predio montoso, la noche de un sábado de hace algunos años.
Al referirse a esa canallada, Navarro se ríe con cinismo y afirma que todo fue por “borrachera” y que la joven que lo acusó no es su hermana, e incluso afirma que el dictamen médico legal no confirmó el abuso sexual.
La hermana de “Venganza”, visiblemente avergonzada por lo sucedido, recuerda que éste abusó de ella cuando pasaban por un terreno baldío donde le puso un cuchillo en el cuello, “para hacerse de ella”.
“¿Vos crees que sólo ese negro se va dar gusto?, me dijo, y luego me dio un golpe que me desmayó”, narra la hermana mancillada por el desnaturalizado hombre, sin embargo, 13 días después ella misma retiró la denuncia por “pesar” y “temor”, asegura la joven apenada.
Otra canallada
De las canalladas de “Venganza” ni siquiera sus pequeñas hijas de nueve y cinco años han escapado, porque en cierta ocasión anduvo ofreciendo a sus niñas y a su ex compañera de vida, Zeneida, por el pago de 80 córdobas.
De este acto de bajeza moral no sólo “Venganza” es culpable, sino Zeneida, por haber mantenido la relación con éste, e incluso pagado los gastos legales para que saliera de la cárcel cuando apenas había cumplido dos años y siete meses de una condena de cinco, por el robo de un fusil Ak del Ejército y asaltar a un taxista con todo y pasajeros en su natal Jinotepe.
Esto, porque Zeneida, pese a que “Venganza” siempre la maltrató hasta el extremo de morderle como perro rabioso el pezón del seno derecho, el que se lo dejó en carne viva durante una visita conyugal a la cárcel, además que en otra ocasión le quemó sus partes íntimas con cigarrillos, siempre hizo hasta lo imposible por estar a su lado.
Nuera estúpida
Gioconda Montiel Navarro acusa a su ex nuera de ser una mujer “estúpida”, porque hizo cosas fuera de razón, como casarse civilmente con “Venganza” cuando éste se encontraba en la cárcel, y llevárselo a vivir a Sébaco donde sus hermanos, en un terreno y una casa, misma que después Arlan vendió con los pocos enseres que había adquirido Zeneida.
Después de haber desaparecido por un tiempo de las calles de Jinotepe, Carazo, para tranquilidad de la población, “Venganza” un día de tantos apareció convertido en “Rambo”, blandiendo un fusil Ak que robó de una base del Ejército.
La mamá de “Venganza” relató que cuando llegó con el arma de guerra a la entrada de la ciudad le robó el vehículo a un taxista, y amenazó con ir a disparar a diestra y siniestra al Hospital de Jinotepe, pero fue impedido por los vigilantes de los pozos de Enacal, con quienes forcejeó hasta que pudieron despojarlo del arma.
Antes de llegar a Jinotepe, Arlan quemó la camioneta de un capitán del Ejército, quien supuestamente era su jefe inmediato en la Unidad de Desminado. “Sí, Venganza es experto en armas y explosivos”, agregó un hermano del temible sujeto.
Por la quema del vehículo y el robo al taxista “Venganza” fue condenado a cinco años de cárcel, pero Zeneida se encargó de que éste saliera de la cárcel antes de cumplir su condena.
Ésta había sido la única vez que “Venganza” permaneció en la cárcel por varios años, porque por los otros delitos, como amenazas, fuga y lesiones, por los que fue procesado en el Juzgado Local de Jinotepe, fue absuelto porque supuestamente no se reunieron las pruebas suficientes.
Durante esa estadía de dos años y siete meses tras los barrotes, “Venganza”, además de amenazar con matarse si no lo trasladaban del penal de Granada a Matagalpa, simuló estar dispuesto a cambiar su vida y hasta aceptó ser bautizado por un pastor evangélico, pero a la vez mandaba a amenazar a su madre con matarla si no lo llegaba a ver con su respectivo “barco” o saco con víveres.
Historial delictivo
Nombre: Arlan José Navarro Montiel, alias “Venganza”.
25-08-98: denunciado por el delito de hurto.
11-09-99: denunciado y apresado por el delito de amenazas.
13-09-99: se fuga de la cárcel de Masaya.
15-09-99: denunciado por lesiones.
02-10-99: acusado de violar a su hermana.
03-06-2001: falta contra las personas y lesiones.
28-02-2001: es absuelto por el juez Local de Jinotepe.
30-08-2001: robo con violencia.
19-11-2001: robo con intimidación y lesiones.
En el 2001: quemó la camioneta de un capitán, robó un fusil Ak, y entrando a Villa Esperanza asaltó a un taxista.