Sucesos

“Los Gárgolas” tendrán que esconderse bajo las piedras

* Juez ordena captura de pandilleros acusados por asesinato * Víctima falleció por hemorragia masiva, trauma craneal, estallamiento de los pulmones y destrucción de la aurícula derecha del corazón

Lizbeth García

Tres integrantes de la pandilla de “Los Gárgolas” tendrán que esconderse bajo las piedras porque la juez Cuarto Penal de Audiencias, Marta Martínez, los mandó a capturar para que respondan por el asesinato de Luis René Zapata Pérez, de 22 años, quien pereció a balazos y machetazos este 22 de julio, en Villa Venezuela.
Por el crimen, Juan Raúl Reyes Dávila enfrentará juicio oral y público este diez de octubre, pero mientras llega esa fecha, el imputado permanecerá en prisión preventiva, ya que el crimen que le achacan es muy grave.
El acusado compareció este jueves en el Juzgado Cuarto de Audiencias para responder por la acusación que indica que el día del crimen supuestamente él le disparó a Zapata, lo que hizo que la víctima cayera al suelo, donde, de forma aparente, Oliver y Daniel Donaire “lo remataron” con cinco machetazos en la espalda y la cabeza.
Todas las heridas eran de muerte
Según el dictamen médico legal que presentó la fiscal Eveling Ávila, la víctima falleció por hemorragia masiva, trauma craneal, estallamiento de los pulmones y destrucción de la aurícula derecha del corazón, lo que indica que todas las heridas eran mortales.
Se desconoce el móvil del crimen, pero la acusación indica que antes del crimen los pandilleros llegaron a la casa de la madre de la víctima, doña Nelly Pérez, y atacaron la vivienda a pedradas y balazos, luego se marcharon, pero antes advirtieron que de “ese día tus hijos no pasan”.
Los familiares del fallecido indicaron que Luis René fue asesinado porque se resistió a entregar el dinero que llevaba, mismo que había sido obtenido de las ganancias de una discomóvil.
Según datos revelados por los familiares de Luis René, Juan Raúl Reyes Dávila tenía apenas 15 días de haber salido de la cárcel, sitio al cual había llegado por otro asesinato. Ahora tiene otro juicio pendiente por el mismo delito. “Conmigo se fregaron, porque no voy a dejar que salga hasta que se haga justicia”, dijo una familiar indignada.