Sucesos

Fiscalía ofrece mano cortada como prueba


Lizbeth García

Un giro inesperado tuvo el juicio que por lesiones dolosas se le sigue a Marvin Antonio Guevara Lorío, porque su defensa, Socorro Meléndez, pidió que lo mantengan en prisión, y reveló que quien le cortó la mano derecha a Keylin María Bustos fue realmente Edgar Padilla, quien está consciente de lo que hizo, porque hasta comida le ha ido a dejar al detenido.
“¿Por qué no lo detienen? A este muchacho lo agreden a tubazos… Él va a cooperar y a decir dónde está (el otro acusado), porque Edgar es culpable. La acusación no es objetiva. Tanto la Fiscalía como la Policía debieron investigar cómo fueron los hechos”, apuntó Meléndez durante la audiencia inicial efectuada en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias. A pesar de los alegatos de la defensa, la Fiscalía presentó tres testigos que ubican al acusado en el sitio y hora de los hechos ocurridos en el mercado “Roberto Huembes”.
“Recoge basura”
La defensa del reo reconoció que, ciertamente, su cliente andaba con Edgar Padilla, y además le fue ocupado un machete, pero señaló que Marvin Antonio andaba ebrio, y estaba esperando que el verdadero hechor le diera dinero para el pasaje del bus. Justificó la ocupación del arma blanca a su defendido, diciendo que éste se dedica a recoger basura.
Otra de las pruebas de cargo fundamentales que tiene la Fiscalía, para probar los hechos, es la mano derecha de la lesionada, la cual fue entregada a la Policía por una de las testigos oculares.
La juez María Concepción Ugarte, a solicitud del fiscal Juan Canelo y de la defensa, le decretó la prisión preventiva a Guevara Lorío, y programó el juicio oral para el 26 de septiembre.
La defensa explicó que es preferible que su cliente esté “enllavado”, a que sea objeto de agresiones, como ocurrió el 25 de julio, cuando al término de la audiencia preliminar del juicio fue atacado a tubazos.
“Los familiares tienen razón de estar enojados, pero no pueden hacer justicia por su propia mano”, apuntó Meléndez, quien solicitó a la juez que mande a valorar al detenido para corroborar las lesiones que sufrió en los ojos.
Sin embargo, los familiares de la lesionada dijeron que no han agredido ni pretenden agredir a nadie, porque más bien están preocupados en proteger a Keylin, quien ya fue dada de alta de hospital y fue trasladada a otro barrio y a otra casa, “porque nos dijeron que el objetivo de ellos es matarla”.
Doña Esperanza del Carmen Sánchez pidió justicia por lo que le pasó a su hija, quien ahora va a pasar vergüenza por la falta del miembro superior. Por eso le pidió al acusado y a una de las hermanas de éste, que revele dónde está el otro culpable.