Sucesos

Breves judiciales


Un ladrón “poco selectivo”
La Fiscalía acusó por la supuesta autoría de delito de robo con intimidación a José Benito Escoto Navarrete, de 24 años, quien supuestamente asaltó a su propia ex compañera de vida, Maryuri Taleno Leiva, de 23 años, a pocos metros de su casa, en el barrio Villa Vallarta, hecho acaecido el 28 de julio, en horas de la tarde. Supuestamente la víctima se dirigía junto a su hermana menor hacia su vivienda, cuando se encontró con su antiguo amor, quien aparentemente la intimidó colocándole una pistola en la cabeza para obligarla a entregarle una cadena de oro de 300 córdobas y dos anillos del mismo metal, valorados en 50 córdobas cada uno. La acusación radicada en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias, dice que como la víctima sabe que su ex es violento, no opuso resistencia al atraco, pero eso no evitó que supuestamente Escoto le propinara un golpe con la cacha de la pistola en el brazo izquierdo. La Fiscalía pidió prisión para el imputado, que tiene en su contra a cuatro personas que vieron los hechos.
“Limosnero y con garrote”
Existe un refrán popular que dice: “Limosnero y con garrote”. Éste se aplica a la gente que anda pidiendo dinero en las calles, pero se molesta cuando no se los dan. Lo antes mencionado “le cae como anillo al dedo” a Juan Ramón García, quien fue acusado porque supuestamente le pidió dos córdobas a un menor de edad de 16 años e iniciales R.J.P., pero como éste se los negó, sacó un cuchillo, se lo colocó en las costillas y lo asaltó junto a otro limosnero. La víctima dijo ante la Fiscalía que fue despojado de un reloj de 200 córdobas y una gorra de los Yanquis de New York. Esto ocurrió en Las Américas Dos, el 29 de julio. Por el crimen sólo fue acusado García en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias.
Asaltada por su propio hermano
La Fiscalía acusó ayer en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias a Germán Antonio Suárez Fonseca, de 27 años, quien vivía en el Anexo a Villa Venezuela hasta que su hermana, Claudia, de 23 años, lo denunció y fue a parar a la cárcel porque supuestamente “le barrió” la casa la madrugada del 29 de julio, mientras ella dormía. Según la acusación, el acusado tenía su propio cuarto en la casa de su hermana, pero el día de los hechos, aparentemente, penetró de forma ilegal a la casa forzando los pasadores de la puerta principal de la vivienda para llevarse un tanque de gas de 25 libras, una cadena de oro de 230 córdobas, dos pares de chapas de oro y plata valoradas en 200 córdobas, un par de zapatos de 120 córdobas, una arrocera, ropa variada, los juguetes de su sobrinito y hasta un cuadro con motivos religiosos. El Ministerio Público solicitó medidas alternas a la prisión para el imputado.