Sucesos

¡Despiadados asesinos!

* Persiguieron, acorralaron, golpearon incansablemente y acuchillaron a joven indefenso, quien murió al ser trasladado al hospital

Alberto Cano

JINOTEPE, CARAZO -La Policía de Jinotepe aún no detiene a los pandilleros que masacraron hasta dar muerte al joven Rafael Aburto Aguilar, quien ayer fue sepultado, después que a los médicos del Hospital “Antonio Lenín Fonseca” les fue imposible salvarle la vida.
Varios vigilantes que presenciaron la acción de los pandilleros, expresaron que los agresores eran más de diez y que iban dando persecución al ahora difunto, desde la plaza de fiestas de Santiago o “Tarantines”.
Agregan los testigos que tres cuadras al sur del Cuartel de Bomberos, en el barrio El Cementerio, acorralaron al muchacho, a quien atacaron despiadadamente.
Con un tubo
Uno de los sujetos, al parecer el cabecilla del grupo, armado de un tubo metálico, descargó con furia varios golpes a la cabeza de Aburto, pese a que el joven sufrió una fractura abierta de cráneo; pero no le bastó aún al asesino y lesionó a la víctima con un arma blanca, presumiblemente un cuchillo.
Por su gravedad, el muchacho fue traslado al hospital capitalino, donde irremediablemente expiró. Su funeral tuvo lugar en Jinotepe, pero hasta ayer las autoridades no informaban si hay detenidos.
La población, que siempre ha criticado la presencia de los “Tarantines”, porque sólo violencia y promiscuidad acarrean, se pronunció para que en el futuro los chinamos no sean autorizados, aunque representen ingresos para la municipalidad.