Sucesos

Un robo descarado y tres casos más en distintos puntos de Masaya

* Autores sólo accedieron a devolver parte del botín, al ser confrontados por el afectado

MASAYA -De forma descarada, dos vecinos de Eduardo Miranda Mendoza, de 43 años, quien habita de la Cruz Roja, una cuadra arriba, sustrajeron de su camioneta Toyota, roja, placas MY 3745, un radio CD, diez discos, seis pantalones y una camisa.
Miranda Mendoza se percató de lo ocurrido cuando la trabajadora doméstica le dijo que el vecino se le había llevado los objetos antes descritos. Éste salió enfurecido en busca del responsable del robo, quien le explicó que no fue él, pero que lo llevaría donde los verdaderos responsables, quienes se encontraban ingiriendo licor a sólo una cuadra de su casa.
Al ser interpelados por el afectado, los malhechores, sin la menor pizca de vergüenza, le respondieron que únicamente estaban dispuestos a regresar el radio y la ropa, no así los diez discos. La denuncia fue interpuesta ante la Policía Nacional de Masaya.
Otro robo, pero con violencia, ocurrió en el barrio San Carlos, del puente, media cuadra al sur. Esta vez el afectado fue Juan Carlos López Guerrero, de 22 años, a quien los delincuentes lo despojaron de su bicicleta montañera, sus zapatos Fila y de 400 córdobas.
De acuerdo con la versión del afectado, el hecho ocurrió a las cuatro y 20 minutos de la tarde, cuando él pasaba por el lugar en compañía de su amigo, Daniel. De repente, un joven de 15 años, que se encontraban en el lugar, le pidió dos pesos, y como se los negó, toda la pandilla cayó sobre ellos, despojándolo de sus objetos personales.
En la ciudad de Nindirí, Adolfo Martín Tijerino, de 24 años, salió de su casa hacia el trabajo, como acostumbra a hacerlo diariamente, pero ese día la rutina no fue la misma, porque los “amigos de lo ajeno” lo vigilaban y decidieron entrar a su vivienda tras romper con una “pata de chancho” el candado de la puerta principal. Se llevaron consigo una cámara fotográfica, una computadora Laptop Dook, dos Laptop Delin, un CPU Hp, un equipo de sonido Aiwa y un equipo de sonido pequeño Sharp. El monto de lo robado asciende a cuatro mil 600 dólares. La Policía investiga los hechos y pretende dar con los responsables.
Le dan raid y lo asaltan
Asimismo, muy contento se mostró Pedro Eduardo González, de 52 años, originario de Niquinohomo, por el gesto fraterno expresado por dos desconocidos, quienes acompañados de una mujer decidieron ofrecerle raid, al observar que el bus en que viajaba se había descompuesto a medio camino.
En el kilómetro 38 de la carretera Masaya-Niquinohomo, la historia cambió, pues, según el denunciante, uno de los hombres lo prensó contra el asiento y la mujer lo despojó del reloj, el teléfono celular valorado en 400 córdobas, y de 600 córdobas en efectivo. La denuncia la interpuso en la estación de Policía de Niquinohomo, cuyos agentes investigan lo ocurrido.