Sucesos

Crueldad inusitada de feminicida


Orlando Barrios

Tres días antes de convertirse en un feminicida más de nuestro país, Luis Espinoza Rugama, de 25 años, se había asegurado de dejar a su esposa imposibilitada de defenderse, pues la joven de 19 años quedó con una pierna fracturada. El día que decidió darle fin, ella fue su presa fácil.
El feminicidio que ha horrorizado a los pobladores de este departamento se registró en la finca “Las Mercedes”, de la comarca El Ojoche, jurisdicción de San Miguelito, en Río San Juan.
La víctima fue identificada como Natalia Pineda Tenorio, de 19 años, quien al parecer sostenía una tormentosa relación con Espinoza Rugama, aunque aún no tenían hijos.
La sub oficial Ivania Abarca, de Información y Análisis de la Policía de San Carlos, Río San Juan, dio a conocer que el autor llegó en estado de ebriedad a eso de las ocho de la noche a la casa de Natalia y comenzó a discutir con ella, a sabiendas de que en la vivienda sólo se encontraba la joven y su mamá.
Cuando la suegra de Luis escuchó la discusión subida de tono se presentó al lugar, pero el energúmeno le descargó varios machetazos, producto de los cuales la señora, cuyo nombre no fue proporcionado, sufrió una herida en la cara, otra en la mano derecha y otra que le amputó dos dedos, por lo que quedó desmayada en el sitio.
A esas alturas, Natalia, con la pierna que a golpes le había fracturado su victimario, se arrastraba con dificultad hasta su cuarto, con la idea de buscar refugio, pero nada pudo hacer, ya que el energúmeno irrumpió con violencia. La muchacha recibió innumerables machetazos que le quitaron la existencia en pocos segundos.
El hecho ocurrió a las ocho de la noche del 21 de julio, y la Policía aún no ha podido ubicar al asesino, pues el lugar donde ocurrió el hecho es recóndito. A la madre de la fallecida la trasladaron al hospital de Juigalpa, donde recibe tratamiento médico.
La violencia intrafamiliar en Nicaragua cada año deja al menos cincuenta mujeres muertas, sobre todo víctimas de esposos, amantes, ex novios o admiradores.