Sucesos

Sucesos insólitos


Quiere casarse con su vaca
Un granjero ruso que buscaba desesperadamente el amor, le pidió al presidente Vladimir Putin que le conceda un permiso para contraer matrimonio con una vaca.
El hombre en cuestión se llama Boris Gabov, vive en Kemerovo, Siberia del Sur, y le realizó el pedido a Putin durante una entrevista por Internet, donde los ciudadanos rusos podían enviar mensajes de correo electrónico directamente al mandatario y consultarle lo que quisieran. Gabov afirmó que “todas las mujeres del pueblo se fueron a la ciudad, por lo tanto, no puedo encontrar una esposa”. Y luego añadió: “Pero tengo la solución al problema: yo amo a los animales y quería preguntarle si estará permitido casarse con animales domésticos, como una vaca”. Por su parte, la respuesta que le brindó el primer mandatario no fue dada a conocer.
Escapa de prisión para ver a la novia cumpleañera
Un prisionero se fugó de la cárcel para desearle a su novia feliz cumpleaños, antes de volver durante el mismo día a su celda. Dragan Boskovic escapó de una penitenciaría cercana a su pueblo natal de Kolasin, en Montenegro, donde cumple reclusión perpetua por asesinato. Para lograrlo, se enfrentó a varios guardias y trepó un muro de tres metros. Luego fue a la casa de su novia de 19 años y dos horas después se entregó a los policías que lo estaban buscando, a quienes les dijo: “Le prometí a mi novia que, sin importar qué, le desearía feliz cumpleaños, pero no me permitieron usar el teléfono de la prisión”.
Enjuicia a su mamá
Una mujer de Illinois, Estados Unidos, demandó a su madre por negligencia, luego de fracturarse el tobillo al resbalarse en la vereda de la casa de ésta. Todo sucedió el 14 de enero de 2005, cuando Carriel Louah viajó hacia Wisconsin, EU, para darle una sorpresa a su madre por su cumpleaños. Como la agasajada estaba festejando en una taberna, pasó la noche en la casa de su madre y, a la mañana siguiente, se tropezó en la entrada del garaje que estaba cubierta de hielo, lesionándose un pie y una pierna. Por lo tanto, denunció a su madre por negligencia, solicitando un resarcimiento económico de 140 mil dólares por los gastos médicos y lucro cesante, y presentó una carta de disculpas de su madre como evidencia. Un juez federal dio curso a la demanda, por lo que ambas se cruzarán en la corte durante el mes de noviembre de este año.