Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

¿Marido o huracán?
La juez Sexto Local Penal, María Iveth Pineda, citó a Mario Antonio Sotelo, de 35 años, para que el próximo dos de agosto conozca la acusación que su mujer, Rosa Haydée Sánchez López, de 26 años, le hizo por la presunta autoría del delito de daños. La acusación indica que el 11 de julio, a la 1:11 de la madrugada, aprovechando que su mujer no estaba en su casa, ubicada en el anexo a Residencial Las Brisas, escaló el portón principal y le preguntó a su hijo dónde estaba su mamá, pero como ni éste ni su hermanita quisieron revelar el paradero de la dama, supuestamente el caballero se fue al cuarto, tomó un martillo y como si fuese un huracán, supuestamente destrozó a golpes el ropero, un refrigerador, el aire acondicionado, trastos de cocina, piezas de cerámica y hasta libros. Según la Fiscalía el daño total asciende a 30 mil 416 córdobas. Presuntamente cuando la víctima se enteró de lo ocurrido y denunció el caso ante la Policía, el marido la habría tomado del cuello, pero el delito acusado fue sólo el daño.
Audiencia para supuesto abusador
Para este viernes fue reprogramada la audiencia inicial para el sujeto de iniciales H.G.S., de 20 años, quien está acusado de abusos deshonestos en perjuicio de una niña de cinco años, habitante de Nueva Vida. La acusación indica que los hechos se dieron el 10 de julio, a las 10 de la mañana, cuando la víctima estaba en la sala de su casa y supuestamente llegó su primo para llevársela a su cuarto, donde aparentemente la subió sobre dos bolsas de cemento, la desnudó y empezó a tocarla “lasciva e impúdicamente” con una mano, mientras con la otra le tapaba la boca diciéndole que se callara y no le dijera nada a su mamá, que a la vez es tía de él. Pero en ese momento la madre, que estaba dormida en el cuarto contiguo (éste está separado del primero sólo por una sábana usada como división entre uno y otro), se despertó y sorprendió a H.G.S, quien salió huyendo.
Reactivan juicio para el que defendió su vida a balazos
Se reactivó el juicio para Roberto Javier Mendoza, quien en junio de este año aparentemente mató de un balazo en el cerebro a Marvin Antonio Jarquín, de 18 años, al momento que defendía su vida y la de su familia del ataque de los miembros de la pandilla de “Los Sucios”. El mes pasado la Fiscalía lo acusó por homicidio, pero como el día de la audiencia el Ministerio Público no llevó las pruebas de cargo, la causa fue archivada, pero como la ley le permite a la Fiscalía presentar las pruebas en un plazo no mayor de un año, lo hizo y el juez Segundo Penal de Audiencias, José Luis Araica, remitió a juicio al ciudadano, quien aparte de haber perdido 39 mil 300 córdobas en artículos del hogar robados y destruidos por los pandilleros, ahora tendrá que invertir en su defensa.