Sucesos

Policía exime de culpa a uniformado acusado

* Dice que el día y hora de los hechos el policía andaba trabajando

Lizbeth García

La Dirección de Operaciones Especiales (DOE) de la Policía Nacional envió un informe al juez Séptimo de Audiencias, Abelardo Alvir, eximiendo de responsabilidad al policía Jefrey Antonio Aguirre, quien tiene pendiente un juicio por la supuesta autoría del delito de robo con intimidación de 300 córdobas que pertenecían a Óscar Antonio Fonseca.
El informe suscrito por el comisionado mayor Sergio Cáceres Olivas, jefe de la DOE, indica que el 15 de junio de 2006 Aguirre estaba de guardia y andaba como conductor de la patrulla 0935 con el capitán Ramón Martínez y Franklin Guerrero, con quienes salió del complejo “Cristhian Munguía”, a las 22 horas y 16 minutos, para realizar supervisión en el sector de Carretera a Masaya.
El documento explica que Aguirre regresó a la una y 50 minutos de la mañana y que cuando buscaron al policía, a las dos de la mañana, ya no estaba en el complejo policial, lugar que abandonó sin justificación alguna.
El atraco en el que supuestamente participó Aguirre ocurrió a la una de la mañana en el barrio Riguero, cuando la víctima estaba tomando licor con un grupo de amigos en su casa y supuestamente llegaron los uniformados a bordo del taxi placa T74-48.
Supuestamente, Aguirre ordenó a la víctima que se acostara boca abajo en el suelo, donde otro policía aparentemente “lo bolseó” para despojarlo de 300 córdobas, mientras dos uniformados más vigilaban.
Sin embargo, el comisionado Sergio Cáceres informó a la autoridad judicial que el fusil AK 47 que supuestamente se usó en ese atraco no estaba asignado a Aguirre, sino a Julio Salvador Martínez Cano, otro de los acusados.
La defensa de Aguirre, Óscar Martínez Zelaya, indicó que ante los nuevos hechos no le queda más que promover un incidente de nulidad antes de que haya juicio el 9 de agosto, porque es claro que su cliente no participó en el crimen que le achacan, “porque no podía estar en dos lugares a la misma vez”.
Aclaró que si su cliente se salió sin permiso de la unidad policial fue porque sus amigos lo invitaron a ir a ver el show del centro de masajes Fénix, no para cometer delito alguno, pero desgraciadamente cuando lo capturaron estaba junto a los otros señalados.
Tiene más juicios pendientes
No obstante, Aguirre tiene otro juicio pendiente, al igual que sus compañeros. Ayer la juez Sexto Penal de Audiencias, Margarita Romero, remitió a juicio a Julio Salvador Martínez Cano, Manuel Alejandro Solórzano y William Oniel Zepeda Ríos, quienes el 17 de octubre enfrentarán a un jurado por la presunta coautoría de dos robos con intimidación, uno de ellos seguido de lesiones.
Estos delitos habrían ocurrido el 6 y 8 de junio, respectivamente. La primera víctima fue identificada como Óscar Elizondo Soto, quien acusa a los policías por supuestamente haberlo amenazado e intimidado con un AK para robarle un celular, mil 500 córdobas en efectivo, la mochila con sus cuadernos universitarios y un reloj Seiko de 550 córdobas.
La segunda víctima es Felipa Gómez Pérez, quien el 8 de junio abordó un taxi en las inmediaciones del Hospital Militar, para ir a su casa, cerca del Restaurante El Madroño, pero supuestamente William Oniel Zepeda la golpeó y despojó de dos bolsos, uno de ellos con mil córdobas, y un celular.
Los acusados por estos dos atracos esperarán el juicio en su casa, donde guardan arresto. A petición de la defensa Óscar Ruiz, la juez Margarita Romero mandó a pedir al jefe de la DOE otro informe para corroborar si en realidad el 6 de junio Alejandro Solórzano Jirón estaba de guardia.