Sucesos

Sangriento amago de asalto

* Dos hermanos se defendieron a machetazos, mataron a uno y dejaron gravemente herido al otro

Francisco Mendoza

MATAGALPA
Tres delincuentes pensaban conseguir un buen botín, pero al final les “salió el tiro por la culata”, porque uno de ellos perdió la vida y otro resultó herido, cuando los propietarios de la vivienda que estaba siendo asaltada se defendieron a machetazos.
Este hecho se registró en el empalme conocido como “La Chimpinilla”, de la comarca El Guapotal, en municipio de El Tuma-La Dalia, cuando tres elementos desconocidos intentaron asaltar la vivienda del campesino Samuel Torres Suazo, de 36 años.
El afectado dijo a la Policía que se encontraba en su casa con su hermano, Oscar Torres Suazo, cuando a eso de las doce y media de la noche se presentaron tres elementos armados, quienes pedían que abrieran la puerta por las buenas o la abrían por la fuerza.
Las amenazas comenzaron a cumplirse cuando los delincuentes empezaron a despegar las tablas de la vivienda, por los que los dos hermanos se amaron de machetes y se dispusieron a enfrentarse a los tres desconocidos.
Más furia de delincuentes
Cuando uno de ellos arrancaba la primera tabla, Oscar descargó un machetazo que al parecer alcanzó los dedos de una mano y un hombro de uno de los ladrones, pero éstos no se detuvieron, y con más rabia siguieron desprendiendo las tablas, cuando despegaron siete, Oscar saltó al patio de la casa, dispuesto a “vender su vida cara”, por lo que uno de los delincuentes le disparó con un fusil 30-30, pero no dio en el blanco.
Al parecer, Oscar reaccionó rápidamente y asestó un machetazo en el pecho de su atacante, debido a que lo tenía a unos cuantos pasos. Al verse herido, el antisocial botó el fusil y salió corriendo, por lo que sus compinches también emprendieron la huida para evitar ser alcanzados por los machetazos de los que defendían su vivienda.
Los hermanos persiguieron al herido, a quien alcanzaron a unos veinte metros de la vivienda, y lo atacaron a machetazos hasta quitarle la vida, posteriormente dieron parte a las autoridades policiales del municipio de La Dalia, quienes se presentaron para realizar las investigaciones correspondientes.
Los agentes encontraron el cuerpo del supuesto asaltante muerto, identificado como Mario Avilés, quien habitaba en los terrenos de la hacienda Altamira, ubicada en la comarca Hilipo, propiedad del productor Julio Antonio Rizo Zamora, además del fusil 30-30 y las tablas removidas, por donde los asaltantes quisieron penetrar a la vivienda.
Dudoso asalto a vigilante
Se conoció que el propietario de la hacienda Altamira, Julio Antonio Rizo Zamora, se presentó ante la Policía, un día después del asalto, a denunciar que su vigilante de nombre Máximo Méndez López le manifestó que, a las diez de la noche, tres hombres armados con machete se habían presentado a su centro de trabajo y lo habían despojado del fusil calibre 30-30 y de quince proyectiles, y luego se dieron a la fuga.
Pero éste tenía heridos los dedos de una mano y una herida en el hombro, coincidiendo con lo manifestado por el señor Samuel Torres Suazo, quien aseguró que cuando uno de los sujetos despegó una tabla, su hermano lo hirió en una mano y en el hombro, por lo que el vigilante se convierte en uno de los sospechosos del asalto, y está siendo investigado.
El vigilante, al ser consultado por la Policía, aseguró que las heridas que tenía se las hicieron los asaltantes que lo despojaron del fusil cuando él luchaba para tratar de defenderse y que no le robaran su medio de trabajo, pero a pesar de todo, está siendo investigado.
Lo extraño es que supuestamente el vigilante fue asaltado a las diez de la noche, y dos horas y media más tarde, los supuestos malhechores estaban asaltando la casa de la familia Torres Suazo.