Sucesos

Chofer sin culpa en doble tragedia

* Joven madre y su bebé, que circulaban en una bicicleta, perecieron al ser arrollados por un camión cargado de adoquines

Ernesto García

Es casi seguro que Luis Manuel Torres Hernández, de 41 años, el chofer de la rastra que cargada de adoquines trituró bajo sus ruedas a la joven ciclista Jennifer Marina Larios, de 21 años y a su pequeña hija, Jessenia Gabriela Salazar Larios, de 20 meses, quede eximido de responsabilidad penal.
Lo anterior, porque de acuerdo al croquis elaborado por el agente de Tránsito de la Policía de Ciudad Sandino, la causante de la tragedia que conmovió a los pobladores de Mateare fue la joven madre.
De acuerdo con el peritaje de la Dirección de Tránsito de la Policía de Ciudad Sandino, la desgracia se produjo porque la ciclista manejaba en carril contrario, y chocó de frente contra la pesada rastra que transportaba dos mil adoquines.
“Lo que tenemos es que la señora de la bicicleta manejaba en sentido contrario”, dijo escuetamente el agente policial, explicando que para comprobar lo que evidencia el peritaje, sólo faltaba tomar algunas declaraciones testificales.
Aparentemente la joven madre perdió el control de la bicicleta cuando la niña se le resbaló de las piernas, por lo que giró el manubrio del velocípedo hacia la izquierda, se salió del andén en que circulaba e invadió el carril derecho donde circulaba el trailero.
El fiscal auxiliar de Ciudad Sandino, José Augusto López, dijo que de comprobarse que la causante del accidente fue la joven madre, quien junto a su pequeña hija murió de manera espantosa bajo las ruedas del furgón, el conductor de la rastra quedaría eximido de responsabilidad.
Escena dantesca
“Yo quiero a mi hermana viva, yo quiero a mi hermana viva”, gritaba Sugey Aragón, cuando levantó la sábana que cubría el rostro de Jennifer, el que quedó prensado entre las cuatro ruedas traseras del lado derecho del trailer.
Mientras tanto, diez metros atrás quedó el cuerpo de su pequeña Jessenia Gabriela, igualmente destrozado, con la masa encefálica esparcida sobre pavimento y un profundo orificio en el cráneo.
José Luis Carrión, quien conducía otro trailer detrás del que guiaba Torres, dijo que cuando él vio que su colega impactó la bicicleta que conducía Larios, únicamente se llevó las manos a la cabeza.
“Yo miré que él (Torres) trató de esquivar a la señora y por eso es que está abierto hacia el carril izquierdo”, explicó Carrión, indicando que ellos --los camioneros-- circulaban de este a oeste sobre la Carretera Nueva a León, y la señora lo hacía en sentido contrario, pero sobre el carril derecho.
Luis Manuel Torres, quien permanece preso en la delegación policial de Ciudad Sandino, podría ser remitido hoy al Juzgado Local de Mateare, o bien sería puesto en libertad, si se confirma que no el culpable de la doble tragedia.