Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Homicidas podrían quedar en libertad por negligencia
Por negligencia de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que no nombraron a tiempo a un juez suplente para el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, que desde el miércoles no tenía un titular que asumiera las funciones jurisdiccionales, dos jóvenes acusados de homicidio podrían quedar en libertad por vencimiento de término. Ellos son Max Alexander Vargas Morales, de 20 años, y su hermano, Jaime Enrique, de 22 años. Ambos fueron acusados por el homicidio de Carlos Antonio Jiménez Luna, de 28 años, hecho acaecido el primero de julio, a las once y 50 minutos de la noche, en el Bar Lindo, donde hubo un enfrentamiento entre los parroquianos de dos mesas, por razones desconocidas. Supuestamente, Jaime Enrique le preguntó a la víctima si se acordaba de su hermano, y el interpelado contestó que sí, por lo que recibió un empujón de Max. Luego le habría propinado una estocada en el corazón con un desarmador sarroso y después le dio varios golpes en la herida. La madre de los acusados compareció el miércoles ante el juzgado para patentizar la inocencia de sus hijos. Para ese día estaba programada la audiencia inicial, pero a falta de juez no se celebró y fue reprogramada para este viernes, pero tampoco se realizó, porque el juez suplente que fue nombrado, ese día, hasta las cuatro de la tarde aún no se había presentado al juzgado.
Acusan a “Pichichi” por atraco
Como dos cobardes podrían ser calificados dos jóvenes de 19 y 20 años respectivamente, identificados como Enrique Javier Guzmán, alias “Pichichi”, y Derby Rocha, porque la Fiscalía los acusó de supuestamente haber intimidado con una navaja a una muchacha de 18 años, llamada Mailin Arelys Cruz Centeno, para despojarla de un celular valorado en 600 córdobas. Esto ocurrió el 22 de junio, en la vía pública, cerca de El Calvario. Cuando la joven caminaba por el lugar, se le acercaron los sujetos a bordo de una bicicleta, entonces “Pichichi” le colocó la navaja en el abdomen mientras el otro supuestamente le quitaba su celular. Luego huyeron, según indica la acusación que la Fiscalía presentó en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, donde tienen pendiente ese juicio por robo con intimidación.
Tres acusados tras furtivos encuentros en motel de paso
La Fiscalía acusó en los Juzgados Tercero y Séptimo Penal de Audiencias a tres personas, incluyendo a un guatemalteco, por la supuesta autoría del delito de tráfico de drogas, porque el once de julio de este año visitaron el Motel Agualcas, ubicado a 500 metros al sur de La Subasta, para presuntamente comercializar 104.7 gramos de cocaína. La juez Tercero Penal de Audiencias, Henryette Casco, admitió la acusación contra los hermanos Dervin y Derlin Pineda García, de 22 y 39 años respectivamente, quienes habitaban en Puerto Cabezas hasta el día que viajaron a Managua para alojarse en el motel “El Exclusivo”, del barrio Arlen Siu, y aparentemente comercializar drogas en el parqueo del Motel Agualcas. La Policía se enteró de lo que estaba pasando por una llamada anónima. Los dos hermanos ahora están en prisión esperando audiencia inicial para el 20 de julio. El otro acusado en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias es Samuel Salazar Salvador, de 37 años, guatemalteco, quien fue denunciado vía telefónica porque estaba, supuestamente, vendiendo droga en el parqueo del motel, sitio de donde una persona desconocida logró huir.