Sucesos

¡Macheteados a traición!


Máximo Rugama

ESTELÍ
La Policía continúa profundizando en las investigaciones para determinar el grado de responsabilidad de varios campesinos que despiadadamente golpearon y lesionaron a cuatro labriegos de la comunidad La Lagunilla, jurisdicción del municipio esteliano de San Nicolás.
Las autoridades policiales ya determinaron que la agresión tuvo su origen en una disputa por tierra. Los labriegos lesionados a machetazos fueron identificados como Julio Hudiel Fuentes, de 51 años; Omar Hudiel Ruiz, de 23; Eddy Hudiel Fuentes, de 36, y Serafín Fuentes Hudiel, de 57 años.
La Policía capturó como presuntos autores a los señores Juan Ramón Ruiz Rocha, de 23 años; Lorenzo Ruiz Fuentes, de 51; Franklin Mauricio Ruiz Hudiel, de 36; Rubén Antonio Laguna Hudiel, de 40, y a Wiston Ruiz Hudiel, de 20 años.
Uno muy delicado
Uno de los labriegos más afectados es Julio Hudiel Fuentes, a quien inclusive los médicos del Hospital Regional San Juan de Dios, de Estelí, por su estado delicado de salud, lo remitieron a un hospital de Managua, donde se debate entre la vida y la muerte. Don Julio sufrió un trauma cráneo encefálico y los demás tienen machetazos en la cabeza, pero de menor gravedad, así como lesiones en el cuerpo por las pedradas.
Según los labriegos afectados, ellos fueron atacados traicioneramente por sus agresores, hasta en un número de quince, ya que la familia Laguna se enemistó con don Julio Hudiel Fuentes desde que éste posee una título de Reforma Agraria de unos terrenos que le entregó el gobierno sandinista, en 1980. Los Laguna reclaman como suyos los terrenos, pero los Hudiel Fuentes tienen escrituras legalmente inscritas.
Plan con reses de por medio
Según los afectados, sus enemigos actuaron con premeditación, y por ello llevaron a cabo un plan que inició al sacar de los terrenos de la familia afectada unas reses y llevarlas a un corral. Allí argumentaron que el ganado se les había metido a una huerta, pero presuntamente eso no es cierto.
Ya cuando tenían unas veinte reses en el corral, un miembro de la familia Laguna se encargó de comunicarle a don Julio que su ganado estaba en el corral de ellos y que llegara a retirarlo. Confiados, los afectados se dirigieron al lugar, pero cuando ya estaban en el corral, presuntamente los atacaron a pedradas, machetazos, garrotazos y hasta con armas de fuego, las que tienen de forma ilegal.
Campesinos del lugar, quienes por medidas de seguridad no dieron sus nombres a los periodistas estelianos, dijeron que observaron desde lejos la escena dantesca cuando los Laguna se ensañaban contra la familia Hudiel Fuentes, y claramente vieron cuando uno de los agresores portaba un fusil de guerra, por lo que llamaron a las autoridades policiales a que profundicen en esta situación, pues puede correr más sangre en la zona.