Sucesos

Amago de robo en hospital esteliano

* 356 cheques, hasta por millón y medio de córdobas, fueron sacados de una oficina y llevados a otra, en un afán por ocultarlos * No se descarta que sean “gatos caseros”

Máximo Rugama

ESTELÍ
Hasta la tarde de ayer la Policía no había capturado a ningún sospechoso de haber cometido un robo frustrado de más de 350 cheques fiscales, equivalentes a casi un millón y medio de córdobas, que correspondían a un mes de salarios de los trabajadores del Hospital Regional San Juan de Dios, de Estelí.
En horas de la mañana se dio la alarma en el hospital esteliano, cuando el médico Víctor Manuel Blandón Burgalín llegó al centro asistencial y se dirigió a su oficina, cuya cerradura encontró violentada. Dijo que dispuso no tocar nada, pero hizo un recorrido y comprobó que las puertas de siete oficinas más del área administrativa estaban violentadas.
De inmediato el galeno ordenó clausurar el ingreso de personas a esos recintos y dio la voz de alarma a las autoridades policiales.
El doctor Blandón acotó que diligentemente efectivos de la Policía, con la técnica canina, se presentaron al local y comenzaron a desarrollar las investigaciones.
En otra oficina
Casi al mediodía fueron encontrados los cheques en otra oficina, por lo que al parecer los ladrones tenían listo el paquete para huir.
Exactamente, dijo el galeno, son 356 cheques, los cuales fueron sustraídos de las oficinas administrativas. En el recinto donde trabaja la subdirectora médica cargaron con 100 dólares y 1,000 córdobas, así como una computadora portátil, por lo que se sospecha que se trata de “gatos caseros”, aunque el doctor Blandón no quiso opinar al respecto. Lo que sí se rumoró entre el personal hospitalario es que al autor “le agarró el día” y no pudo cargar con el botín, porque quizá no pudo salir con el bolso donde estaban los cheques.
Hace dos meses un ladrón, al parecer foráneo, se introdujo a la central de equipos, y cargó con 500 córdobas de una trabajadora, y hasta con una chaqueta donde tenía las llaves de su casa; luego pasó por otra sala en horas de la mañana y se llevó un bolso y un celular de otra empleada. En esa ocasión el desconocido forzó la cerradura del local de la farmacia del hospital y revisó varios escritorios, pero dejó abandonada la chaqueta que momentos antes se había robado de la central de equipos.
Estos robos han dado paso a una serie de especulaciones sobre que el autor es alguien que conoce el terreno. Pero el doctor Blandón dijo que como director del hospital esteliano dará todo su apoyo a la Policía para que profundice en las investigaciones y que se castigue a quienes resulten responsables.