Sucesos

Declaran no culpable al que peleó con su mujer por 55 mil dólares

* La demandante apelará fallo porque Juez no tomó en cuenta dictamen de psiquiatra

Lizbeth García

En un juicio oral y público oficiosamente vedado a los periodistas, el juez local único de El Crucero, Pedro Pablo Centeno, declaró no culpable de la autoría de los delitos de lesiones sicológicas y amenazas, al hombre de 62 años que “hizo pleito” cuando su mujer de 39 años tomó los últimos 55 mil dólares que les quedaban del premio de 150 mil que obtuvieron en diciembre de 2005.
La víctima, de iniciales F.D., y la fiscal auxiliar Amanda Mendoza, anunciaron que apelarán del fallo de primera instancia porque considera que el juez no tomó en cuenta el dictamen del siquiatra forense, Nelson García Lanzas, acreditando las lesiones sicológicas leves, ni el de la sicóloga de Ixchen, Germina Duarte.
Doméstica de testigo
Mendoza indicó que el juez tampoco tomó en cuenta la testifical de la empleada doméstica de la pareja que escuchó cuando el sexagenario de iniciales D.C., le dijo a la dama que la iba a matar.
Agregó la fiscal que tampoco el juez tomó en cuenta a los testigos que vieron las marcas que la víctima tenía en el cuello producto de la agresión que sufrió la noche del 13, cuando su marido, supuestamente, llegó ebrio a la casa, le reclamó por los 55 mil dólares y se le “fue encima” para tomarla del cuello diciéndole que aunque “se enjaranara” la iba a matar, agresión de la que la víctima se defendió tomando al varón por sus partes.
El hombre negó todo en la Policía vía escrito, y durante la inspección que hubo en el lugar de los hechos durante el juicio dio una versión diferente.
Durante el juicio, uno de los testigos de descargo, licenciada en sicología, puso en duda la pericia del forense Néstor García Lanzas, y dejó entrever que la víctima fue “revictimizada” al ser valorada dos veces por médicos distintos.
Un juez oficioso
Pero la víctima dijo que quien la “revictimizó” durante todo el juicio fue la autoridad judicial, a lo que éste no respondió, porque cuando EL NUEVO DIARIO llegó a buscar su versión y a cubrir la parte final del proceso, mandó al vigilante a impedir el acceso, cerrando la puerta del juzgado, pese a que la fiscal Amanda Mendoza confirmó que ninguna de las partes solicitó que el juicio oral fuese privado.
“El escenario que tuvimos ayer fue muy incómodo para mí. Yo llegue a sentirme que era la agresora. Yo pasé de ser víctima a ser agresora, y después de que el juez permitió que la defensa me ofendiera diciendo que yo era la que debía estar en el banquillo de los acusados, y después de que permitió que dijera que mis testigos eran prefabricados, puedo decir que hubo muchas anomalías (durante el proceso)”, externó la dama, quien dijo que por el momento no quieren pensar en una queja contra el juez, sino que se centrarán en la apelación.
“Ahora me compadezco de las mujeres (que reclaman justicia) porque nos encontramos con jueces que dicen que se las saben todas porque han recibido cursos para sensibilizarse para el género, pero no es cierto: el hombre siempre “tira” a favor del hombre”, dijo finalmente F.D.
La sentencia de no culpabilidad será notificada por el juez el próximo martes, cuando se sabrá en qué basó el fallo.
Valga decir que el juicio se realizó en dos sesiones, la última de ellas fue el jueves, y culminó con el fallo pasadas las ocho de la noche.