Sucesos

“EU ha invertido mucho para doblegar a Alemán”

El gobierno de los Estados Unidos tiene contactos, aunque no muy visibles, con el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y, recientemente, dirigentes de ese partido político se reunieron en Washington con el secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, Thomas Shannon, quien estuvo en Managua hace 15 días y aquí no se entrevistó con el candidato liberal José Rizo

Esteban Solís

El secretario de relaciones internacionales del PLC, Francisco Aguirre Sacasa, afirma que hay senadores influyentes como Christopher Dood, que creen que la administración norteamericana ha invertido demasiado en tratar de doblegar a Arnoldo Alemán, y hasta no ven con buenos ojos el injerencismo de su país en los asuntos internos de los nicaragüenses.
Considera que no es demasiado pedirle, no solamente a los Estados Unidos, sino también a Venezuela, que nos deje a los nicaragüenses escoger a quiénes van a gobernarnos. Con claridad, Aguirre Sacasa sienta una posición oficial de su partido: injerencismo de ninguna parte, respeto a la dignidad y soberanía de los nicaragüenses y de Nicaragua.
¿El PLC ha dejado de ser el interlocutor de los Estados Unidos?
“El PLC sigue teniendo contactos con el gobierno norteamericano, te puedo asegurar que altos funcionarios del PLC se han reunido con el Secretario Shannon, y se tuvo un análisis detallado de la situación específica de Nicaragua, y no fue una reunión de 20 minutos, sino que fue larga y profunda.
Desde el año 2002, Estados Unidos ha decidido hacer de Arnoldo Alemán el símbolo de la lucha contra la corrupción, pero hay personas en el Senado, como Christopher Dood, que creen que los Estados Unidos le había dado demasiada importancia a esta pugna contra Alemán, y que el énfasis de su país debe ser doble, asegurar que haya democracia y prosperidad y respetar la integridad y soberanía de Nicaragua, y que los Estados Unidos debería tener mucho cuidado en no inmiscuirse en los asuntos internos de Nicaragua.
El ex canciller recordó que hace pocos días el presidente George Bush celebró su cumpleaños 60 y lo hizo en Chicago, acompañado del alcalde de esa ciudad, de apellido Daly. En una rueda de prensa, Bush se dijo gran amigo del alcalde, pero los periodistas cuestionaron al mandatario que cómo podía ser amigo de un alcalde tan corrupto como Daly, y Bush respondió que era su gran amigo y que la administración del edil le había dado un buen gobierno a sus ciudadanos.
Aguirre Sacasa comparó ese ejemplo con la administración de Alemán, o sea, que a pesar de que fue cuestionada, llevó prosperidad. “En todas partes se cuecen habas”, dice.
Aguirre Sacasa recordó que el ex presidente Jimmy Carter se expresó casi en los mismos términos que Dood durante su reciente visita a Managua.
El doctor Aguirre Sacasa menciona que una encuesta dice que los nicaragüenses, en más de un 50 por ciento, consideran que la embajada, el Departamento de Estado y las autoridades norteamericanas, se han metido demasiado en la política nicaragüense.
¿Esa misma percepción tiene el PLC?
“Yo creo que en el PLC existe la percepción de que debe haber cero tolerancia para la corrupción, pero también pensamos que la lucha contra la corrupción está viciada, se ha personalizado demasiado en contra de un individuo, pero fue sentenciado por una juez sandinista y ni siquiera ha pasado a apelación ese caso”.
Le pregunto nuevamente, ¿cree que ha habido injerencismo de parte de los Estados Unidos?
“Lo que nosotros vemos con claridad es que la embajada se siente más cómoda platicando con Eduardo Montealegre, y antes con Herty Lewites (q.e.p.d.), pero eso me lleva al comentario de otro senador que se reunió conmigo en Washington, de que la política norteamericana parece haber tenido éxito en el sentido de antagonizar a los dos partidos que representan el 90 por ciento del electorado nicaragüense, eso es una situación que en lo personal no creo que es sana, pero creo que irá cambiando porque Shannon es un diplomático pragmático y va a saber las realidades políticas de Nicaragua”.
Añade que una de esas nuevas realidades se manifiesta en una encuesta que apareció en un canal local de televisión, que muestra un empate técnico entre Rizo y Montealegre. “Yo creo que en la medida que progrese la elección se darán cuenta que ésta se va a decidir entre el candidato del FSLN y el candidato del PLC”.
No es un secreto que Estados Unidos siempre ha jugado un papel determinante en los procesos electorales nicaragüenses, ¿el doctor Rizo es del agrado de la administración norteamericana?
“Yo recuerdo que el señor Shannon dijo que tenía mucho respeto por la fórmula presidencial del PLC compuesta por José Rizo y José Antonio Alvarado, nosotros sabemos perfectamente bien cómo valorar esa decisión de no reunirse con nuestros candidatos”.
Aguirre Sacasa también tiene su propia interpretación sobre lo que representa el pasado en este país, y lo asocia inmediatamente con el período presidencial de Enrique Bolaños, que está a punto de finalizar, porque considera que en el último quinquenio no ha habido prosperidad y el país se estancó. El pasado del que habla Estados Unidos es la década de los años 80 y el gobierno de Alemán.
¿Qué lectura hizo el PLC de la visita de Shannon y que no se haya reunido con Rizo?
El ex canciller historia un poco sobre las relaciones estrechas entre Estados Unidos y Nicaragua, muchos de esos episodios, desde 1849 a la fecha, no han sido felices. “Estamos en el siglo XXI y no creo que es demasiado pedir que los Estados Unidos y todos los otros, incluyo a Hugo Chávez, el Presidente de Venezuela, nos dejen a nosotros los nicaragüenses decidir quiénes van a ser nuestros gobernantes, porque el ser el candidato de Chávez o de los Estados Unidos es algo que puede tener un fuerte impacto para aquellas personas que son las ungidas de esas fuerzas extranjeras, que no tienen por qué involucrarse en nuestro quehacer político nacional”.
Quiero retomar el encuentro con el señor Shannon, ¿qué, de lo que ocurrió allí, se puede decir?
“Fue una reunión muy larga en donde se abordó la problemática nicaragüense, y creo que complementó la visión de su visita a Managua”.
Extraoficialmente se sabe que uno de esos dirigentes que se reunió con el secretario Shannon fue el mismo Aguirre Sacasa, sin embargo, no quiso comentar sobre ese aspecto.
Sin embargo, Aguirre Sacasa dice algo que a su juicio es fundamental: “Yo creo que Shannon va a buscar una manera pragmática de adelantar los intereses estratégicos de los Estados Unidos en Nicaragua, porque ven a este país como parte de algo más grande, como es Centroamérica, y ven estas elecciones de 2006 como las más importantes de Latinoamérica en lo que resta del año”.
¿Eso de adelantar los intereses estratégicos significa que los Estados Unidos van a terminar dándole su respaldo al candidato del PLC?
“Yo creo que ellos van a estar observando lo que pasa acá, porque nadie sabía que moriría repentinamente Lewites, que era uno de los candidatos que ellos apoyaban y quien podía pronosticar una encuesta que da un empate técnico entre Rizo y Montealegre”.
Añade: “Yo creo que los Estados Unidos van a estar, sobre todo después de la muerte de Lewites, evaluando la situación política de Nicaragua, y reitero, van a estar actuando conforme a sus intereses estratégicos; se van a dar cuenta que hay cosas que han cambiado, por ejemplo, el ejecutivo nacional del partido ya no se reúne en El Chile, el doctor Alemán no asiste a esas reuniones que las hacemos en la sede conocida como “380”, y hoy domingo tampoco estará Alemán y su esposa María Fernanda en el encuentro en donde el candidato presentará a los que van corriendo como diputados, el plan de gobierno”.
¿Me quiere decir, entonces, que la reunión entre Shannon y el PLC fue secreta?
“Esa no fue una reunión particularmente secreta, yo no quiero estar jugando al cero escondido con vos, lo que quiero decir es que se mantienen abiertos los canales de comunicación entre el PLC y funcionarios del Departamento de Estado, con senadores norteamericanos de ambos partidos y con el secretario Shannon.
“Ahí hay siempre un intercambio bien franco de los puntos de vista, se habla del futuro de Nicaragua, del futuro de Centroamérica y, sobre todo, si existe un respeto para la soberanía y la autodeterminación de Nicaragua, y te repito, hay intereses estratégicos para los Estados Unidos, y Arnoldo Alemán no es un interés estratégico para los Estados Unidos”.
Reitera lo que dijo Dood en el sentido de que los Estados Unidos y el gobierno de Enrique Bolaños han consagrado demasiada energía en tratar de doblegar a Alemán, y no suficiente en tratar de darle a Nicaragua prosperidad con un propósito.
Aguirre Sacasa es del criterio de que sin haber sucumbido el PLC y Alemán a las presiones de los Estados Unidos, algo natural está sucediendo. “El liderazgo de Rizo y Alvarado se está convirtiendo en una realidad, y el partido se está preparando para llevar a ambos al triunfo en noviembre de este año.

Busch no quiso financiar primarias
Pero en 1997, cuando Alemán fue el candidato, era bien visto por los Estados Unidos.
“En ese entonces yo era funcionario del Banco Mundial, pero una persona que merece toda mi confianza me contó que en esa fecha los Estados Unidos tenía otro candidato, que no pudo correr porque fue inhibido, me refiero a Antonio Lacayo, porque los Estados Unidos querían una continuidad de la transición que comenzó Violeta Chamorro”.
Da la impresión de que Alemán nunca ha sido visto con buenos ojos por los Estados Unidos
“Quiero decir que lo importante es que nuestros candidatos sean vistos con buenos ojos por el pueblo de Nicaragua y le traigan prosperidad al país”.
Recordó que el gobierno de Alemán y sus resultados fueron los responsables de que la ciudadanía se volcara a favor del entonces candidato Enrique Bolaños, porque iba en la casilla del PLC. Piensa que la contienda próxima será a dos bandas, y a principios de octubre el panorama puede estar definido.
¿Usted cree que Estados Unidos, y concretamente su embajada en Managua, puede bajar el gas contra Alemán y el PLC?
“Yo creo que esa es una buena pregunta para el embajador Paul Trivelli, porque yo creo que los Estados Unidos, repito, van a estar continuamente evaluando la situación política de Nicaragua y tratarán de actuar de acuerdo a sus intereses estratégicos”.
No desaprovecha para criticar fuertemente al presidente Bolaños, de quien dice estancó económicamente al país, ha sido el responsable de que vuelvan los apagones y, por si fuera poco, también ha sido cuestionada su administración por asuntos de corrupción, cuando fue la bandera de la anti-corrupción la que enarboló durante su campaña.
No quiere dejar pasar por alto que en febrero de este año públicamente pidió elecciones primarias en el PLC, en donde también se invitó a Montealegre y Alvarado, y que fuesen financiadas por los Estados Unidos, sin embargo, la administración Bush rechazó esa propuesta. “Creo que los Estados Unidos desperdiciaron esa oportunidad”, dice.