Sucesos

Dos muertos en distintos puntos de la capital

* Uno de los infortunados presentaba una herida de arma blanca en la tetilla izquierda * El otro cuerpo sin vida estaba en estado de descomposición, lo que imposibilitó determinar si había signos de violencia

Ernesto García

La aparición de dos cadáveres en distintos puntos de la capital al amanecer del sábado, obligaron a la movilización de agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía de Managua.
El primer hallazgo se produjo en horas de la madrugada, en una calle del marginal barrio Naciones Unidas, donde a eso de las seis de la mañana fue descubierto el cuerpo sin vida de Vladimir Alberto Solano Zamora, de 21 años.
Janet Zamora, hermana de Vladimir, señaló como principal sospechoso del crimen al sujeto apodado “Leche Burra”, quien el 12 de noviembre del año pasado hirió con un machete al hoy difunto.
Además de “Leche Burra”, figuran entre los sospechosos otros dos sujetos a quienes se les conoce con los motes de “Busero” y “Plata”, según la denuncia que interpuso en el Distrito Cinco de Policía Carlos Solano Sánchez, padre de la víctima.
En la misma denuncia, Solano refiere que fue avisado de la muerte de su hijo a eso de las cinco de la mañana (hora Bolaños), a quien encontraron en una esquina muerto de una estocada en la tetilla izquierda.
Janet Zamora, quien dijo haber visto por última vez a su hermano Vladimir a la medianoche del sábado, señaló que el sector del Grupo “B” de ese barrio, donde mataron a su hermano, hay varios expendios de droga.
Zamora, quien deja en la orfandad a una niña de cuatro años, probablemente fue ultimado al salir de un narcoexpendio de los que hay en el lugar, el que visitaba por su adicción a la droga, señaló su hermana.
Encuentran a desconocido
Tres horas después del hallazgo del cadáver de Solano, la Policía fue avisada del descubrimiento del cuerpo de un hombre, en estado de descomposición, en el fondo de un cauce en el lugar conocido como el “Kilocho”.
El cadáver del desconocido --que pareciera el de un campesino-- fue descubierto por el señor Celestino Rodríguez a eso de las siete de la mañana de ayer sábado.
Según los vecinos del lugar, la fetidez que soportaron durante la noche del viernes, obligó a don Celestino a buscar el sitio de donde salía, encontrándose con la sorpresa de que sobre el cauce que colinda con el patio de su casa estaba el cadáver en estado de descomposición.
Al momento del hallazgo el desconocido tenía entre 48 y 72 horas de fallecido, y vestía un pantalón caqui y un suéter, que por la suciedad que lo cubría no se distinguía si era azul o negro.
Los vecinos del “Kilocho”, dijeron que es poco probable que una corriente lo haya arrastrado hasta ese lugar, porque el cauce hasta seco está por la escasez de lluvia durante el invierno.