Sucesos

Una madre contra el sistema

* ¿A quién corresponde la tutela, si hay tres nacionalidades de por medio? * Familia de joven progenitora quiere llevársela a su país de origen, y esperan que las autoridades le den la razón * El escenario de este drama familiar es Estelí, la tierra donde han ocurrido cuatro feminicidios en los últimos meses

Máximo Rugama

Decían los ancianos que el matrimonio es como el malinche: tres meses de flores y el resto del año “da puras vainas”. Pero más allá de las desavenencias en una pareja, compuesta por una hondureña y un nica, están dos niños que podrían arbitrariamente quedar en poder de su padre, si las leyes de nuestro país desconocen los derechos de la madre

ESTELÍ
Por necesidad de trabajar, Lourdes Teresa Flores Suárez decidió hace varios años viajar de Honduras a Costa Rica, donde permaneció algunos años. Pero el día menos esperado, en suelo tico se encontró con el nicaragüense Noel Antonio Rodríguez Rodríguez, e inmediatamente “Cupido” los flechó, aunque durante cierto tiempo permanecieron como simples enamorados, sin concretar su amor.
Cuando decidieron unir sus vidas para compartir las alegrías y vicisitudes, dieron paso a la procreación de sus dos hijos, una niña y un varón, de tres y dos años, respectivamente.
Así resume Lourdes Teresa, la hondureña, los pocos días de felicidad que asegura vivió con Rodríguez durante su relación amorosa, en Costa Rica, donde ambos estaban como ilegales, por lo que al nacer su primogénita, para evadir cualquier problema, cambiaron de identidad para así poder registrar a la bebé.
Y fue entonces que surgieron los problemas, porque según Lourdes, Noel Antonio registró la niña en Costa Rica como si fuera hija de una hermana suya.
Para esa época ya la hondureña había notado que su marido tenía tendencias a violentar las leyes, pese a que trabajaba en la construcción. Una fuente gubernamental tica con la que este periodista se comunicó aclaró que Rodríguez Rodríguez no poseía antecedentes en el país del sur, aunque las autoridades tenían algunas sospechas de que al menos dos veces había cometido delitos
Así transcurría la vida de esta joven pareja, mientras Lourdes Teresa laboraba duramente como doméstica. Luego procrearon un varoncito, al que registraron en Estelí, adonde se trasladaron a vivir ahora, ya que Noel Antonio es oriundo de esta ciudad, y las cosas automáticamente cambiaron de tono.
Lourdes Teresa, quien ya acudió al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos en Estelí, indicó que ahora Noel le ha impedido que tenga cualquier contacto con su hija mayor.
“Lo peor es que si quiero algún día llevarme a mis hijos para Honduras, no podré”, dijo Lourdes, una dama de 33 años, quien debido a los sufrimientos enfrentados en su existencia aparenta mucha más edad, por lo que al compararse con su señora madre, la señora Amada Nolvia Suárez Luque, más bien parecen hermanas.
Lourdes Teresa relata que para volver a ver a su madre debió esperar seis años, ya que por su pobreza no pudo viajar a Honduras cuando estuvo en Costa Rica.
Divorcio legal y económico
La situación en Nicaragua es más difícil para Lourdes, porque con su trabajo se mantiene con sus hijos, pero además alquila una casa y enfrenta más limitaciones desde que su marido decidió separarse de ella y la obligó a abandonar la vivienda de sus padres, pese a que ella es extranjera y no tiene a nadie aquí.
Debido al maltrato físico y psicológico, amenazas de muerte y demanda por pensión alimenticia, Noel enfrenta ahora un proceso en los juzgados de Estelí.
Según las licenciadas Cecilia Isaura Galo y María Félix Castillo, del equipo de dirección colegiada del Cenidh en Estelí, la situación de Lourdes Teresa es crítica, y a petición de ella y de su progenitora, quien viajó desde Honduras junto a dos hijos más (hermanos de la afectada) se le está brindando ayuda para superar sus problemas.
Pero Noel Antonio Rodríguez Rodríguez, quien vive en el barrio “Monseñor Oscar Arnulfo Romero”, de Estelí, en audiencia inicial negó los señalamientos que le hace su ex cónyuge, y aseveró que le hace la vida “imposible” y que no piensa retornar a su lado.
En cuanto a la tutela de sus hijos, el hombre advirtió que luchará con todas sus fuerzas, recursos e instrumentos legales para obtenerla en los juzgados. Dijo que no es cierto que él sea violento, mucho menos que la haya corrido de la casa.
Según los expedientes judiciales, Noel Antonio Rodríguez Rodríguez señala que todo se trata de una “trama” montada por su ex cónyuge para perjudicarlo, y que está utilizando a sus hijos para chantajearlo, algo que considera injusto, pues “siempre he sido un padre responsable”.
No obstante, las autoridades judiciales podrían determinar que los hechos indican otra cosa. Según la licenciada Galo Corrales, los ex esposos no llegaron a ningún arreglo en la audiencia inicial, por lo que el proceso judicial continúa, mientras varios organismos de defensa de los derechos de las mujeres han demandado de las autoridades judiciales que hagan justicia para esta madre hondureña, que para ellos es una víctima más de la ola de violencia que viven las mujeres en Estelí, donde en los últimos meses se han reportado al menos cuatro feminicidios.
Madre preocupada llega a Estelí
Mientras que la madre de Lourdes, doña Amada, después de viajar desde Honduras hasta Estelí, y pese a encontrarla en dificultades, manifestó su alegría por volver a ver a su hija, tras seis años de separación.
Sólo conversaban por teléfono, y la última vez, ya estando Lourdes Teresa en Estelí, establecieron comunicación y ella escuchó que su muchacha lloraba desconsoladamente, como si fuera víctima de una tortura.
Al final cortaron la llamada y doña Amada no volvió a saber de Lourdes en los siguientes días. “Por eso, y ante el temor de que algo malo le pasara, decidí venir a Nicaragua”, acotó.
“Me siento preocupada con esta situación, yo ya sabía que este hombre le daba maltrato y que algo malo estaba pasando”, agregó, y dijo que su hija siempre ha sido buena, e incluso la familia de Noel Antonio trató de ponerla en contra de ella.
La madre de Lourdes asegura que unos familiares de Noel Antonio con otras personas --entre ellas dos hondureños-- llegaron a su casa y la presionaron para que firmara un documento donde señalaba que asumía un compromiso de hablar con Lourdes para que desistiera de los procesos judiciales, pues de otra manera nunca la volvería a ver, pero ella rechazó firmar cualquier papel, y al contrario, apuró su viaje a Nicaragua para ver a su hija.
“Yo responsabilizo a Noel por lo que le pueda ocurrir a mi hija, porque él me odia, al igual que a mi hija”, resaltó doña Amada.

“Que la deje volver con los niños a su tierra”
La madre de Lourdes pide públicamente a Noel Antonio que le permita viajar a Honduras con sus niños para reunirse con su familia, y que mientras se hace realidad el viaje, no la maltrate, porque la mujer no está sola. La progenitora explica que desea trasladar a su hija y a sus dos nietos a Honduras, y que tiene testigos de que Noel Antonio maltrata a los niños y a la madre.
Doña Amada Nolvia sabe que aun separada de su marido, su hija no está a salvo de la violencia, pues según sus palabras, Rodríguez la amenazó diciéndole que la mataría. “Yo por eso no podía recurrir a ninguna autoridad, porque Noel le decía que la iba a matar junto a los niños”, acotó sollozando la madre de Lourdes.
Pero doña Amada Nolvia, con su acento hondureño característico, pidió a las distintas autoridades nicaragüenses para que intercedan por su muchacha y que ésta pueda viajar a Honduras con sus hijos.
Valga señalar que según el licenciado Alberto Rosales, asesor del Cenidh en Estelí, Noel Antonio introdujo una demanda por la guarda y tutela del hijo de dos años, que actualmente está con Lourdes, ya que la niña la tiene él, aparentemente de forma arbitraria.
En el trámite de mediación, Noel Antonio no aceptó los términos y dijo ser la víctima, la vez que externó una serie de epítetos y groserías contra Lourdes. Actualmente el proceso en su contra está en el Juzgado Civil de Distrito de Estelí a cargo de la doctora Mercedes Elisa Jirón.