Sucesos

Guatemalteca condenada no quiere morir en Nicaragua

* Fue sentenciada a 20 años de prisión por tráfico internacional de drogas * Sólo ha cumplido dos años y se encuentra enferma

Máximo Rugama

ESTELÍ
Por el delito de tráfico internacional de drogas, la señora Manuela de Jesús Batres, guatemalteca, se encuentra purgando una condena de 20 años de los cuales solo ha cumplido dos.
Ella asegura que le cobran quinientos dólares para enviarla a su país, y quizás allá pueda cumplir la pena impuesta.
Aunque está consciente de que no estará en libertad en su país, al menos sus familiares, que son de escasos recursos económicos, podrán a ir a verla a la cárcel más frecuentemente sin gastar la cantidad de dinero que necesitan para viajar de Guatemala a Nicaragua.
“No me puedo ir a mi país porque somos muy pobres y no tenemos recursos para viajar”, acotó.
“Como no tengo dinero ni apoyo de nadie, sólo estoy a la espera de lo que Dios disponga”, señaló la señora Manuela Batres, quien ya rebasó el medio siglo de vida y se encuentra muy enferma.
Indica que desde hace más de dos años su existencia se ha tornado difícil porque desea estar con sus hijos y demás familiares, pero no lo puede hacer.