Sucesos

Atrozmente lapidado

* Ladrones apedrean a ciudadano hasta matarlo, porque no andaba dinero * ¡Se lo hartaron como a un perro!”, grita madre adolorida

“Se lo hartaron como a un perro a mi hijo… Esos ladrones mataron a mi muchachito que no se metía con nadie”, gritaba desesperada doña Adela Martínez García, madre del ciudadano que ayer murió lapidado en el barrio 380.
Fernando Enrique Elías Martínez, de 34 años, murió salvajemente a manos de delincuentes del barrio 380, quienes al parecer se molestaron a tal grado al no encontrarle dinero en las bolsas, que le quitaron la vida.
Sólo andaba ropa sucia
“Le pegaron con una piedra en la cabeza…, dijo un oficial que había perdido muchísima sangre. Le dieron con mucho odio, no sé por qué hay gente tan mala que sólo lleva luto a las familias, él --Fernando-- era un muchacho muy trabajador”, declaró una familiar que sólo se identificó como Meyling.
El día de los hechos, Elías regresaba del trabajo con su mochila cargada de ropa sucia, ya que a veces se quedaba hasta altas horas de la noche, haciendo labores de albañilería, explicó su mamá.
Hace una semana, exactamente, Fernando Enrique fue perseguido por varios delincuentes a eso de las dos de la mañana, por lo que tuvo que saltar el muro de la casa pare no ser víctima de los desalmados, pero esta vez la víctima no pudo escapar de la muerte.
Según unos vecinos --que por seguridad omitieron sus nombres--, el barrio 380 es muy peligroso, porque la delincuencia se ha apoderado de sus calles, en donde no hay paz ni tranquilidad, ya que “las pandillas hacen de las suyas y la Policía no hace nada para evitar la violencia”.