Sucesos

Reabren juicio por acoso sexual en la DGME

* El acusado tendrá que “desempolvar” un bloomer, el brasier y la foto de Daniel Ortega que había ofrecido como prueba de descargo

Lizbeth García

La Juez Segundo Penal de Juicio, Adela Cardoza, revocó la sentencia que la juez segundo local penal, María José Morales, dictó hace tres meses dando lugar a la prescripción de la acción a favor de Félix Sebastián Sandino, acusado por la supuesta autoría del delito de acoso sexual en perjuicio de cuatro mujeres que laboran en la Dirección de Migración y Extranjería (DGME).
Sandino salió en libertad el seis de abril de este año porque la juez de primera instancia determinó que dos de las cuatro supuestas acosadas denunciaron los hechos fuera del período de dos años que la ley brinda a las personas para ejercer acción penal (denunciar o acusar) cuando se trata de delitos de acción pública a instancia particular (violación, acoso sexual y estupro).
Sin embargo, la juez Cardoza explicó en su sentencia que la prescripción que en su momento alegó la defensa, se interrumpió cuando el acusado cometió nuevo delito o falta.
Al declarar con lugar la prescripción de la acción, la autoridad judicial de primera instancia violentó el derecho que tienen las víctimas de acceder a la justicia, porque la declaratoria de la extinción de la acción penal da lugar al sobreseimiento del imputado, y, por ende, éste no puede ser objeto de una nueva acción, agregó la juez Cardoza en la sentencia.
Por todo esto, la juez Cardoza dio lugar a la apelación promovida por la fiscal Catalina Hernández, quien durante la audiencia especial de apelación expresó agravios, pero la defensa, Manuel Urbina, no los contestó porque no se presentó, pese a que fue citada en dos ocasiones, por lo que se declaró abandonada la defensa.
¿Acosador o acosado?
“Revóquese el auto del 06 de abril del 2006 debiendo someter la causa a juicio oral y público”, dice la parte medular de la sentencia donde la juez ordena que se envíe el expediente del caso a la Oficina de Recepción y Distribución de Causas, que remitió el mismo al Juzgado Sexto Local Penal, donde se deberá celebrar la vista pública.
Hasta el viernes, el expediente del caso aún no había sido radicado en el Juzgado Sexto Local Penal, pero es un hecho que el ex director del archivo de la DGME deberá tendrá que “desempolvar” las pruebas que en su momento ofreció para probar su no culpabilidad.
Entre esas pruebas están: un calzón blanco, un portabustos morado, un sujetador de cabellos, documentos manuscritos y una foto donde aparece el caudillo sandinista Daniel Ortega junto a una de las supuestas víctimas y su hija.
En su momento, el acusado dijo mediante el intercambio de información y pruebas, que con todo esto probaría el grado de familiaridad que las víctimas tenían con su persona, y que en todo caso, el acosado era él.