Sucesos

Sexagenario muere sentado dentro del bus

* Anciano perece dentro del bus que lo llevaría al reencuentro con sus familiares

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
Julián Pravia Castil Blanco, de 65 años, falleció en el asiento de un bus, antes que la unidad llegara a la Terminal de Mulukukú, donde la tarde del jueves último se reencontraría con sus descendientes, después de diez semanas de incomunicación familiar.
Aunque oficialmente se desconoce la causa de su deceso, se supo que el infortunado padecía de insuficiencia cardiaca, razón por la cual sus familiares y la Policía de la zona presumen que el lugareño fue víctima de un infarto.
Castil Blanco abordó un bus en el puente “La Llorona”, entre Siuna y Mulukukú, y en la terminal de este último municipio el ayudante del bus creyó que el anciano se encontraba dormido, porque tenía la cabeza inclinada sobre el hombro derecho, e intentó despertarlo con palmadas en el hombro izquierdo.
“¡Señor, señor…ya llegamos!”, le dijo, pero el pasajero no respondió ni despertó jamás, pues había fallecido en el trayecto.
El cuerpo fue bajado del bus junto a las pertenencias que llevaba en los bolsillos y entregado a sus familiares, los que se encargaron de su sepelio en Mulukukú.
Por otro lado, en la comunidad llamada “Azadín”, entre los municipios de Bonanza y Siuna, pereció Johana del Carmen González Peña, de 16 años, presuntamente a causa de un descontrolado ataque epiléptico, que duró casi media hora.
Al parecer el mortal ataque sorprendió a la joven cuando estaba en el patio de su vivienda, en la que se encontraba sola, por lo que nadie la pudo auxiliar.