Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Enfrentamiento verbal en los juzgados
“¡Me dejó triste y sola!”…¿Por qué lo mató? Por su dinero. Él trabajó duro (para tenerlo)… ¿Por qué hizo eso?”, preguntó ante el juez Séptimo Penal de Audiencias, Abelardo Alvir, la señora Amanda Dolores Venegas Urbina, de 56 años, quien demandó la pena máxima para Carlos David Úbeda Zeledón, acusado por el asesinato de su hijo, el cambista Luis Manuel Vargas. Durante la audiencia, la adolorida mujer también reveló que el acusado conocía a su hijo porque dos días antes de los hechos, llegó hasta su casa para pedirle que le cambiara dólares, momento en que observó que éste tenía dinero, pero el día de los hechos sólo le pudieron robar mil córdobas en monedas, porque el resto de plata (85 dólares y 20 mil córdobas) los andaba escondidos en la cintura.
El juez Alvir le reconfirmó la prisión al acusado, aceptó todas las pruebas de cargo aportadas por la fiscal Mayra Hernández y programó el juicio para el nueve de julio. Durante la audiencia inicial, la madre de Luis Manuel dijo que él era el único sustento de ella, pues no puede trabajar porque está enferma del corazón.
Al término de la audiencia, la Policía tuvo que escoltar al reo hacia la cárcel para que no lo lincharan. Igual ocurrió con su mujer, porque la familia doliente se enfrentó verbalmente con los consanguíneos del acusado, y las autoridades temían que hubiese agresiones.
Condenan a colombianos “dedos de seda”
La juez Segundo Penal de Juicio, Adela Cardoza, condenó a seis años de prisión a los colombianos Jacqueline Castro Gaviria y Luis Carlos Cortés Laverde, por haber robado a plena luz del día y burlando la seguridad interna de un banco, a doña María Auxiliadora Díaz, quien el siete de septiembre de 2005 estaba haciendo gestiones en un banco capitalino, momento en que los supuestos “dedos de seda” le metieron la mano en la cartera para hurtarle 5,000 dólares, lo que quedó grabado en un sistema de vídeo, prueba fundamental al momento del juicio que se extendió hasta horas de la madrugada del jueves.
Durante la audiencia de debate de pena, la Fiscalía pidió siete años de cárcel, pero la juez les impuso a los señalados un año menos de lo solicitado.
Cara a cara por un billete de lotería
Para este cinco de julio se espera que se reanude el juicio oral y público por lesiones sicológicas y amenazas en perjuicio de una dama de 39 años que deberá verse cara a cara otra vez con su ex marido de 62 años, quien a su vez la denunció por la supuesta autoría del hurto de 55 mil dólares, que era lo que la pareja tenía guardado en una cuenta bancaria tras “haberle pegado al gordo” con 150 mil dólares.
El juicio arrancó esta semana en el Juzgado Local Único de El Crucero, pero se suspendió a falta de dos testigos, por lo que la próxima semana la dama deberá estar otra vez frente al caballero, de quien se divorció tras los problemas que entre ellos suscitó el premio de lotería.