Sucesos

Un Día de las Madres sin salario y sin regalo


Orlando Barrios

Al menos veinte trabajadores de la empresa MarinS.A., distribuidores de mariscos, quedaron sin dar un obsequio a sus mamás, sus esposas o sus suegras, en su día, ya que cuatro elementos, dos de ellos armados de pistolas, incursionaron en las instalaciones y se llevaron el pago de la planilla.
De manera simultánea, en el perímetro de la Estación Seis, la mañana de ayer se efectuaron dos asaltos a mano armada por elementos desconocidos.
El primer caso ocurrió a las diez de la mañana en los semáforos del Mercado de Mayoreo, una cuadra al este, donde cuatro delincuentes llegaron a dicho negocio, a bordo de un vehículo Toyota Yaris, champagne, sin placas, y emboscaron a Jorge García Ruiz, quien regresaba a las instalaciones con 72 mil córdobas, dinero que iba a ser utilizado para pagar al personal.
Según Jorge García Ruiz, de 34 años, él conducía la camioneta placa 263-055, y fue a una sucursal bancaria a retirar el dinero, pero al llegar a las instalaciones de la marisquería, observó que en ese preciso momento estacionaban en un parqueo el vehículo Yaris, sin placas, el que fue confundido por los trabajadores, ya que en ese lugar suele aparcarse el propietario de dicho negocio que tiene un carro del mismo color, Chevrolet.
Dos armados de pistolas
Del Yaris descendieron dos sujetos armados de pistolas, quienes encañonaron al conductor y a José. En el vehículo hubo un forcejeo, y el jardinero
José Carranza, de 58 años, recogió una piedra y la lanzó contra el vehículo de los delincuentes, quienes, en reacción, le dispararon; la bala le atravesó la oreja derecha. “Si no me hubiese apartado, no estuviese contando el cuento, ya que los delincuentes me apuntaron con el arma”, dijo el malherido, con la oreja perforada.
Después que los delincuentes consumaron el atraco, abordaron el vehículo y se dieron a la fuga con dirección al este, no sin antes recibir unas pedradas que desbarataron el vidrio trasero y uno de los laterales. “El carro es fácil de descubrir, porque hasta dejaron un marco de ‘Casa Pellas’, por lo que se sospecha que era alquilado”, dijo el afectado.
Una patrulla del Distrito Seis se hizo presente e inició las averiguaciones para dar con el paradero de los asaltantes. El botín repartido por los delincuentes fue de 18 mil córdobas, lo que indica que ellos sí tuvieron qué regarle a sus madres en su día.