Sucesos

Evangélico optó por la “puerta falsa”


Lesber Quintero

RIVAS
Un miembro de la iglesia Rosa de Sarón, de esta ciudad, sorprendió a sus hermanos en Cristo y a su propia familia al tomar la fatal decisión de suicidarse la noche del jueves.
La víctima, Claudio Sánchez Cárdenas, decidió marcharse de este mundo por la vía del ahorcamiento en una casa que construía en Villa Ofenbach. En dicha vivienda, Sánchez Cárdenas pensaba vivir con sus tres hijos y su esposa, pero la noche del jueves sucedió lo inesperado.
Según vecinos, la tragedia pudo haberse originado debido a problemas económicos, ya que el infortunado hombre se encontraba en el desempleo y, para colmo, hace dos años fue víctima de un derrame cerebral que lo imposibilitó para seguir con su labor en una empresa de seguridad.
Sánchez Cárdenas habitaba con su esposa y sus tres hijos en casa de su mamá, ubicada en el barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, y lo triste del caso es que su hijo de diez años fue el primero en enterarse de la tragedia, ya que al ver que no llegó a dormir la noche del jueves, lo enviaron la mañana del viernes a buscarlo a la casa que construía y halló a su padre colgado de una cuerda.