Sucesos

Muere ganadero e inicia intensa investigación

* Hay al menos dos detenidos, no se descarta que extranjeros estén involucrados y afloran pleitos familiares por bienes del difunto

Ernesto García

Total hermetismo mantienen las autoridades de la Dirección de Auxilio Judicial que investigan el crimen del ganadero jinotegano Walter Alejo Baquedano Rizo, quien murió la madrugada de ayer en el Hospital “Roberto Calderón”, luego de casi 30 horas de agonía.
Hasta el cierre de la presente edición lo único que estaba confirmado de manera extraoficial es que la Policía mantiene interrogatorio a Danilo Antonio Acosta Herrera y Omar González Cerna.
Además, la Policía al capturar a Acosta cerca de los semáforos de la Dirección General de Aduanas, en la Carretera Norte, también ocupó el carro Toyota Yaris, plateado, placas M 039577, que según Claudia del Socorro Guerrero Jiménez, compañera de vida de Baquedano, después del ataque fue el vehículo donde huyeron los presuntos sicarios. Extraoficialmente se conoció que la Policía investiga la posibilidad de que el crimen haya sido patrocinado por extranjeros.
Disputa familiar
Las pesquisas policiales, que hasta la tarde de ayer se extendían hasta la Zona Norte del país, se desarrollan en medio de un ambiente de mucha tensión entre la familia del también productor cafetalero y los familiares de Claudia del Socorro Guerrero Jiménez.
Las desavenencias entre las dos familias salieron a luz desde la misma tarde lunes, cuando el también gallero todavía agonizaba en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital antes mencionado.
Jacqueline Baquedano dijo que su cuñada Claudia se negó a entregar algunas pertenencias de su hermano, como la ropa y el vehículo en que sería trasladado a Jinotega, su ciudad natal, donde ayer recibió cristina sepultura.
Para Jacqueline Baquedano, el hecho de que Claudia Guerrero se haya ausentado del hospital después del mediodía del lunes, y que incluso se le haya negado el ingreso a la casa donde habitaba su hermano le hace sospechar que detrás de la muerte de su hermano hay “gato casero”.
Sin embargo, Claudia Guerrero rechazó las insinuaciones de los familiares de su marido y, por el contrario, califica de “estupidez” que sospechen que ella o alguien de su familia tengan algo que ver con el crimen. “Si yo siempre estuve con él, en las buenas y en las malas”, sostuvo Guerrero en uno de los pasillos de la Estación Seis de Policía la tarde de ayer.
Guerrero dijo no haber podido asistir a sepelio de su compañero de vida, porque estaba atendiendo otros asuntos en Managua.