Sucesos

Dueña de El Arbolito acusa de saqueo a la Policía

* “La Eneydona” reclama su inocencia y ya da por perdido todo el licor y los objetos que se llevaron los agentes en el operativo

Lesber Quintero

RIVAS
Eneyda Santana Canda, conocida popularmente en la ciudad de Rivas como “La Eneydona”, señaló a EL NUEVO DIARIO que la Policía Nacional llegó a realizarle un saqueo al bar El Arbolito, pues según ella, los agentes ejecutaron un allanamiento sin documentos y sin la presencia de un fiscal, “tal y como contemplan las leyes y por eso ahora los voy acusar en Asuntos Internos y ante el Ministerio Público, porque lo que vinieron hacer es a robar, ya que me dejaron las vitrinas vacías”, comentó
Según Santana, la Policía se le llevó 3 mil 400 córdobas en efectivo, cinco celulares, dos relojes, ocho perfumes de marca, una pistola Smith & Weson, calibre 38, prendas de oro y una cantidad aún no determinada de cervezas y licores extranjeros.
“Todo esto se lo llevaron sin dejarme una acta de ocupación, tal y como sucede en los allanamientos, por lo que ya doy por perdidas estas cosas”, explicó la mujer.
Corrieron a los clientes, sin pagar
Pero según la afectada, éste no fue el único daño que le ocasionó la Policía, pues también aseguró que a la hora del allanamiento habían unas 50 personas consumiendo en el establecimiento, las cuales se fueron sin pagar del local, ya que los oficiales les ordenaban que salieran del lugar una vez que eran requisadas.
Como se recordará, dicho allanamiento ocurrió a las diez de la noche del 13 de mayo, hora en la que seis patrullas de la Policía se trasladaron desde Managua hacia la ciudad de Rivas para “caerle” al bar El Arbolito, ubicado en el kilómetro 108 de la carretera Rivas-Nadaime, ya que se manejaba que ahí se ejercía la prostitución y la comercialización de droga.
Y efectivamente, según la Policía de Rivas, en el lugar se encontraron a tres damas que admitieron que laboraban como prostitutas en el lugar, así como 2.5 gramos de cocaína, que supuestamente estaban en manos de cuatro consumidores. Además, entre la droga ocupada están 0.6 gramos que tenía supuestamente Nieves José Rueda, esposo de Santana Canda.
El resultado de este operativo fue el cierre definitivo de dicho local, pero ahora Santana Canda aseguró que va a hacer hasta la imposible por renovar su permiso, ya que aseguró que a ella no le han encontrado droga y que por ende no la pueden señalar de expendedora, “pero, además, todo lo realizado por la Policía es arbitrario, ya que no me presentaron orden de allanamiento y tampoco contaban con un fiscal en el operativo, en el cual lo que hicieron fue venirme a robar y causarme daños”.
Según Canda García, su negocio tiene 20 años de funcionar, y es su único medio de sustento, ya que desde hace más de nueve años permanece postrada en su cama debido a la obesidad que sufre, y aunque reconoció que encontraron a cuatro sujetos consumiendo cocaína, explicó que ella no puede estar al tanto de los clientes que la visitan y que eso sucede en otro bares, por lo que a su juicio el cierre de su establecimiento es ilegal.