Sucesos

Un brazo por 20 córdobas

* Joven “tarjetero” pretendía ahorrarle la multa al busero que conducía la misma unidad que lo arrolló

Ernesto García

Por ahorrarle el pago de 20 córdobas en concepto de multa por retraso en el recorrido del itinerario a un busero de la ruta 110, un joven que labora como “tarjetero” para esa ruta podría perder un brazo, luego que le fue triturado por la llanta delantera derecha del pesado vehículo.
José Manuel Vanegas Dávila, de 22 años, es el joven a quien los médicos del Hospital “Roberto Calderón” trataban de salvarle el brazo lesionado por las llantas del autobús conducido por Ricardo Acevedo Romero, de 32 años.
El joven, que también sufrió una herida en la cabeza, quedó bajo la rueda del autobús al perder pie, cuando intentaba abordar la unidad de transporte colectivo antes de que llegara a marcar al sitio donde está el reloj tarjetero.
Al pasarle la rueda, el brazo derecho de Vanegas quedó con una fractura expuesta y sufrió la pérdida de los tejidos y músculos, explicó la doctora Alicia Salazar, quien lo atendió en la Sala de Emergencia del hospital en mención.
Por ahorrarle 20 córdobas
Convaleciendo en una camilla del hospital mientras esperaba ingresar al quirófano, José Manuel Vanegas relató que él corrió a encontrar el bus que circulaba de este a oeste para que no se pasara un minuto de su horario en itinerario de la ruta.
Increíblemente Vanegas, quien incluso pudo haber muerto bajo el bus con su acción, pretendía ahorrarle 20 córdobas con los que son sancionados los choferes de los buses por cada minuto de retraso.
Lo irónico del asunto es que el dinero con el que son multados los buseros en la mayoría de las cooperativas de buses los socios se los reparten como utilidades, es decir, que nada pierde un “rutero” al ser sancionado.