Sucesos

Extraño ataque a ganadero jinotegano

* Dos encapuchados lo esperaban para balearlo y lo dejaron al borde de la muerte, pero no le robaron

Ernesto García

Conectado a un ventilador artificial, el ganadero jinotegano Walter Alejo Baquedano Rizo, de 48 años, lucha por sobrevivir en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital “Roberto Calderón”, luego de recibir dos impactos de bala la noche del domingo cuando reposaba en el porche de su casa.
“El estado de salud de él (Walter Alejo) es bastante grave a corto y mediano plazo”, advirtió el doctor Carlos Núñez Bustos, médico de base de Cuidados Intensivos de ese centro asistencial. Baquedano fue baleado por dos pistoleros encapuchados a eso de la siete de la noche cuando reposaba en una silla mecedora en el porche de su casa en Residencial Las Mercedes.
Según la denuncia presentada por Claudia del Socorro Guerrero Jiménez, en la Estación Seis de Policía, el ataque contra su marido se produjo pocos minutos después de que ellos regresaron a casa, tras comprar algunos alimentos.
“Cuando yo le quise decir que se capeara, ya le habían disparado”, relató apesarada la joven esposa en un pasillo del “Roberto Calderón”, donde los médicos le dan pocas posibilidades de vida a su marido.
Los pistoleros, luego de disparar contra Baquedano, se marcharon en un carro Toyota Yaris, plateado, placas 059-577, según Guerrero.
Daños irreversibles
El doctor Carlos Núñez Bustos dijo que el balazo que mantiene entre la vida y la muerte a Baquedano es el que recibió en el tórax, porque durante su recorrido le perforó órganos vitales.
La bala le lesionó el diafragma, le estalló el hígado, el colon y le causó lesiones en el abdomen”, explicó el doctor Núñez, tras indicar que el cuadro clínico del paciente se agrava más, por ser éste una persona diabética.
Durante el transcurso de las primeras 12 horas, después de haber ingresado al hospital, Baquedano sufrió un infarto, por lo que fue reanimado por los médicos mientras la presión arterial se mantenía en cero.
Dos capturados
Extraoficialmente se informó al cierre de nuestra edición que la Policía tiene capturados en calidad de sospechosos a Danilo Antonio Acosta Herrera, de 30 años, y Omar González Cerna, de 26, quienes eran interrogados por los oficiales del Distrito Seis de Policía. Luego de lograr la captura de los sospechosos cree que el que el móvil de la acción delictiva que tiene clínicamente muerto al ganadero es el robo.
Aunque su esposa, Claudia Guerrero, cree que quienes dispararon contra su marido son matones contratados por terceros, lo que podría estar motivado por una apuesta de pelea de gallos.
“El vicio de mi marido son las peleas de gallo y quizás quien lo mandó a matar sea un gallero a quien él le gano”, comentó Guerrero, revelando seguidamente que a diferencia de domingos anteriores, su marido ese fatídico día prefirió no ir a la gallera.