Sucesos

Familia de estudiante ahogado busca respuestas en Estelí


Máximo Rugama

ESTELÍ
Una delegación de familiares del estudiante chinandegano Enmer Xavier Dávila López, de 16 años, quien la tarde del viernes último murió ahogado en una piscina ubicada en el centro recreativo privado Valle Azteca, viajó a Estelí para demandar de las autoridades competentes la profundización en las investigaciones, porque no están conformes con las versiones hasta hora dadas.
Una tía del muchacho fallecido, de nombre Miriam Enoa Moncada López, aseveró que Enmer tenía un golpe en la frente y que eso les hace sospechar que fue golpeado y luego introducido a la piscina.
Para la familia del fallecido, la dirección del Instituto “Miguel Ángel Ortez”, de Chinandega, donde estudiaba el muchacho, fue irresponsable en la coordinación del viaje, porque sólo fueron a Estelí doce maestros bajo la responsabilidad de los casi quinientos alumnos de tercero, cuarto y quinto año.
Lo que más molesta a la familia doliente es que los miembros de la excursión ni cuenta se daban de la tragedia e incluso abandonaron el sitio sin saber que al fondo de la piscina estaba el cuerpo sin vida de Enmer, porque iban ebrios, pese a que en su gran mayoría son menores de edad, lo que hace suponer que los maestros no tenían control sobre ellos, o si lo ejercían, lo hacían de una forma poco adecuada.
Enmer, según sus familiares, era un jovencito correcto y sin vicios, prueba de ello es que fue monaguillo en la iglesia local, y no presentaba indicios de que había consumido alguna sustancia rara. “Por eso estamos aquí, con la Policía de Estelí, para que agilice la entrega de los resultados de toxicología y así dejar clara la situación”, acotaron.
Explicaron que, según las versiones de los compañeros del jovencito, el cuerpo sin vida estaba sin calcetines. El muchacho supuestamente le dijo a su mamá que le diera ciento veinte córdobas porque viajarían a Estelí y eso le cobraban sólo por el pasaje.
Aseveraron que pedirán a las autoridades del Ministerio de Educación a nivel central (en Managua) que revise esta situación, porque sospechan que se trata de un “negocio redondo” que pudo haber estado haciendo la directora del colegio. Recordaron que no es la primera vez que ese centro de enseñanza tiene problemas, porque hace algunos años, también varios muchachos fallecieron en un accidente, porque los miembros de la banda estudiantil iban a realizar otro viaje similar.
Los cerca de quinientos muchachos llegaron a Estelí a eso de las ocho de la mañana y visitaron varios lugares turísticos e históricos. Hasta allí todo iba bien, pero a eso de las tres y media de la tarde del doce de mayo se les ocurrió ir al fatídico lugar.
Orlando Rizo, trabajador de Valle Azteca, dijo que como las piscinas estaban cerradas al público, lo mismo que el centro, sólo tenían bebidas gaseosas para vender, y si los jovencitos tomaron licor, lo compraron en otro lugar, aclaró. Valle Azteca es propiedad del señor Gabriel Noriega, quien no se encontraba la tarde de ayer en el lugar, cuando familiares del muerto y periodistas llegaron para conocer su versión.