Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Encuentro homosexual sobre una hamaca
Una habitante de la Comarca Nejapa denunció por falta contra las personas en el Juzgado Cuarto Penal Local a su propio hermano, de iniciales C.B.V., porque supuestamente la abofeteó cuando ella “lo mandó al suelo” al cortar el mecate de la hamaca donde él estaba con un muchacho, besándose. La denuncia de Y.B.V. agrega que su hermano tenía el pantalón desabrochado, por lo que ella no dudó en correr de su hogar a la singular pareja, pero lo que logró fue enojar a su pariente, quien en vez de darle la razón, supuestamente se puso en su contra. Los hechos ocurrieron el siete de mayo, cuando el acusado le pidió permiso a su hermana para tomar licor con tres amigos en la casa de ella, sitio donde llegó la madre del muchacho que retozaba en la hamaca con C.B.V., para hacerle un escándalo, acusándola de bruja y expendedora. La juez Alia Dominga Ampié citó a la partes para audiencia inicial este dos de junio.
Una estafa “roja y negra”
El 15 de marzo de este año, Ramón Claudio Mayorga, de 42 años, se presentó ante los vecinos de Ilsa Reyes, en el barrio Vista Xolotlán, como un representante del FSLN que les ayudaría a conseguir becas de estudio en la Universidad Centroamericana (UCA) y Sydicom. Confiando en la palabra de Reyes, ocho de sus vecinos le entregaron a Mayorga poco más de cuatro mil córdobas y documentos para que éste les hiciera las gestiones, sin embargo, los afectados nunca pudieron poner ni un pie en ninguno de los dos centros de estudios, y mucho menos obtener los 370 dólares que Ramón Claudio había ofrecido a los que querían becas de la UCA. Cuando Catalina Treminio, Ericka Toruño Muñoz, Elizabeth Treminio Urbina, Maria Lourdes Salmerón, Gabriel Socorro Campos, Braulio Salmerón Espinoza, Margarita del Socorro Madrigal y Sandra Raquel Treminio empezaron a reclamar, el imputado siempre les decía “mañana” y desaparecía del barrio, pero días después fue capturado por sus propias víctimas, en el Centro de Salud de Villa Venezuela, y entregado en la Estación Seis de Policía, que lo remitió ante el juez Abelardo Alvir, quien lo está juzgando por estafa. La Fiscalía pidió al juez que lo mantenga bajo arresto domiciliar y que lo obligue a pagar una caución de 2,500 córdobas cada uno, pues vale decir que Ilsa Reyes también fue acusada por el mismo delito.
Juicios para supuestos violadores
En audiencias distintas, las juezas Tercero y Sexto Penal de Audiencias de Managua, Henryette Casco y Margarita Romero, admitieron todas las pruebas de cargo que la Fiscalía presentó contra Jairo José Morales, de 32 años, y Carlos Manuel Vidaurre, los que esperarán sus juicios en prisión. El primero enfrentará a los miembros de un jurado este 25 de julio, porque presuntamente violó a una muchacha de 19 años con “el cuento” de que le iba a conseguir trabajo, pero en realidad la llevó en bus a un predio baldío del barrio 18 de Mayo, donde presuntamente abusó de ella. Por su parte, Vidaurre enfrentará juicio el 12 de julio porque supuestamente violó de forma anal a un menor de edad en el basurero municipal, conocido como “La Chureca”.