Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

“La ropa sucia se lava en el juzgado”
La Fiscalía invirtió tiempo y dinero para que el fiscal Lenín Rafael Castellón acusara a Daniel Aarón Moncada por el hurto de tres camisas sucias, valoradas en 1,327 córdobas, pero la juez Octavo Penal de Audiencias, Karla García, mandó a mejorar los elementos de convicción, y este 23 de mayo se sabrá si la acusación prosperará o no. Según la Fiscalía, el imputado, de 24 años, tomó de la canasta de la ropa sucia tres camisas (una para jugar fútbol y dos de vestir, usadas) de su cuñado, Yasser Arístides Jiménez, de 22 años, habitante de la Sexta Etapa de Bello Horizonte. Los hechos se dieron el 12 de abril, y las víctimas llamaron a la Policía, cuyos agentes, con una rapidez digna de mejores causas, llegaron para detener al imputado que ya andaba puesta la camiseta de fútbol supuestamente hurtada.
Sólo un sospechoso está comiendo gratis
Porque las pruebas no eran suficientes para remitirlo a juicio oral y público, la juez Segundo Penal de Audiencias, María Concepción Ugarte, liberó a Enrique Leonel Bonilla, de 23 años, y archivó la causa por la supuesta coautoría del homicidio del ex trabajador de la maquila, Wilmer Antonio Cabrera. Los otros acusados, Maryuri de Jesús Campos y Alex Antonio Rivas, ambos de 23 años, están a la espera de juicio oral y público, pero sólo el varón está comiendo gratis en el penal de Tipitapa, porque la autoridad judicial le decretó la prisión, pero en el caso de la dama, la juez consideró que podía cambiarle la medida de prisión por arresto domiciliar y presentación periódica al juzgado con dos custodias, dado que aún se presume inocente. Según la acusación, la joven le pasó un desarmador a Alex Antonio Rivas para que éste se lo clavara dos veces en la espalda, y una vez sobre la tetilla izquierda a la víctima, el pasado 28 de abril, cuando ésta salía del bar “Las Delicias de mi Tierra”, ubicado en el kilómetro 13 de la Carretera Norte.
Arresto domiciliar para homicida de apostador
El juez Séptimo Penal de Audiencias, Abelardo Alvir, revocó la prisión preventiva que días atrás había decretado contra Erick José Caldera y lo puso en arresto domiciliar. El aludido está siendo procesado junto a Omar Antonio Ramírez por el homicidio de Julio César Altamirano, de 18 años, delito por el que los dos enfrentarán juicio este 27 de junio por decisión del juez, que aceptó todos los medios de prueba propuestos por la Fiscalía para ir jurado. La acusación que presentó la fiscal Mayra Hernández indica que quien supuestamente disparó a la víctima y a Harold Berríos fue Ramírez. El móvil del crimen fue una apuesta de 100 córdobas, lo que trajo consigo un “bochinche” en el bar El Norteño el 6 de mayo, que presuntamente fue provocado por un sujeto sólo conocido como “Pelo de Lluvia”, quien no fue identificado ni acusado.