Sucesos

Dos homicidios en fiesta patronal

* Jovencitos de 17 y 19 años fueron las víctimas fatales en celebraciones que pese a tener origen religioso terminan convirtiéndose en “bacanal romano”

José María Centeno

EL RAMA -Durante cuatro días consecutivos, en esta ciudad se realizó una fiesta tradicional en honor a la imagen de San Isidro, cuyas ganancias fueron a beneficio de la construcción de la capilla de la iglesia católica. Pero la celebración fue ensombrecida por dos crímenes, cometidos por personas que, más que dedicarse a la reflexión y a conocer e imitar la vida del santo, utilizan el licor para “divertirse”.
Lo más lamentable fue la muerte de dos jovencitos, uno de 19 y el otro de 17 años. Eliécer Antonio González Salablanca, de 19 años, murió víctima de un disparo de arma calibre 22, el que le penetró en la tetilla izquierda y le provocó la muerte, de forma instantánea.
Este suceso lamentable ocurrió en el lugar conocido como La Alcantarilla, sobre la carretera El Rama–La Esperanza, en el Barrio “Germán Pomares”, de esta ciudad.
El autor del homicidio fue identificado como Eliécer Rafael Espinoza Ojeda, de 21 años, quien fue perseguido por la Policía y puesto tras las rejas.
El sospechoso está detenido en las cárceles preventivas de la Policía Nacional y será presentado ante el Ministerio Público de esta ciudad, para que responda ante el juez competente por el delito de homicidio.
Puñalada a la tetilla
El segundo joven asesinado durante la fiesta pagana se llamaba Evert José Obregón Huete, de 17 años, quien, según testigos, ingresó a uno de los chinamos instalados en los alrededores de la barrera, en compañía de otros amigos, y mientras ingería licor, cuando eran las diez de la noche, se desató una discusión, por lo que el joven intervino en defensa de uno de sus compañeros.
Fue en ese momento en que recibió la puñalada en la tetilla izquierda, la que le privó de la vida.