Sucesos

Sucesos departamentales


Otra joven que se quita la vida
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES -Murió la mañana de este domingo en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Asunción, de Juigalpa, la joven Rosa Aragón Dávila, de 22 años, tras ingerir una pastilla para curar frijoles, supuestamente por problemas pasionales. La hoy finada tenía serios conflictos con su marido, Wilber Martínez, de quien sospechaba que mantenía relaciones sexuales con otra mujer, pero al parecer la paciencia se le terminó y decidió suicidarse. Aragón Dávila, sin pensarla mucho, penetró a su cuarto en su casa ubicada en la comarca El Naranjito, jurisdicción de Juigalpa, y se tomó el veneno a eso de las nueve y media de la noche del sábado; sus familiares la encontraron convulsionando en la cama, por lo que la trasladaron al Hospital Asunción a las 11:00 pm, y aunque el personal médico ordenó su ingreso a Cuidados Intensivos, donde hicieron hasta lo imposible por salvarle la vida a las ocho de la mañana del domingo, ésta expiró. El cuerpo sin vida de la muchacha fue llevado a la morgue, mientras sus padres, Arcelia Dávila y José Leonel Aragón, buscaban el ataúd para trasladarla a su casa, para luego darle cristiana sepultura.
“El Silencio” no soporta cantinas ilegales
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES -El sueño y la tranquilidad de los pobladores de la Comarca El Silencio, jurisdicción de San Francisco de Cuapa, están siendo afectados por los escándalos que de día y noche se registran en cinco cantinas instaladas en esa comunidad, sin autorización de la Policía. En una carta enviada al jefe de seguridad preventiva de la Policía de Chontales, los angustiados campesinos afirman que en la casa de Vicenta Jiménez, Julio Cabrera, Bayardo Miranda, Audelia Martínez y Andrés Meneses funcionan expendios de licor de manera ilegal. En estos lugares se reúnen cantidad de hombres de todas las edades para ingerir alcohol, y los escándalos no se hacen esperar cuando los tomadores están con sus buenos “cañonazos” entre pecho y espalda. Consideran los desesperados comarcanos que estos actos son un peligro para sus hijos, porque a la hora que se dirigen a la escuela los bochinches “están en lo fino” frente a las cantinas mencionadas. Los pobladores de El Silencio esperan que la autoridad organice un operativo para desarticular estos expendios de licor, que lo único que fomentan son la perdición de los jóvenes y la violencia.
Ambulancia de Cruz Roja sufre accidente
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES -Un violento accidente de tránsito se registró la tarde de el pasado jueves en la intercepción de gasolinera ESSO, entre la camioneta Toyota Prado, gris, matrícula M-001-409, propiedad de Hertz Renta Car, conducida por Marta Lorena Marín, y la ambulancia de Cruz Roja filial Juigalpa, que era manejada por Ignacio Antonio Urbina. Hilda García, directora de la benemérita Institución, informó que la ambulancia a la hora de la colisión se dirigía al sector de Cuisalá a atender a las víctimas de un accidente de tránsito, pero al llegar al cruce en mención, la camioneta giró a la izquierda para circular sobre la carretera. El conductor de la ambulancia, Ignacio Antonio, alegó que Marta Lorena Marín jamás escuchó la sirena y el pito del vehículo de rescate, y después de varios intentos viró sin acatar la señal. El conductor de la ambulancia hizo hasta lo imposible por esquivar la camioneta, pero todos los esfuerzos quedaron en nada porque pegó en la cuneta, provocando que la móvil saliera por el aire hasta caer con las llantas hacia arriba, a la orilla del cafetín “La Pasadita”. Doña Cristina Villarreal, testigo del hecho, dijo que el vehículo que conducía la señora Marín se le metió a la ambulancia de Cruz Roja, irrespetando su preferencia, ya que el reglamento del Tránsito le da vía libre a las patrullas policiales, caravanas militares, Cuerpo de Bomberos y Cruz Roja. Por gracia de Dios esta colisión dejó sólo daños materiales en ambos vehículos, y sus pasajeros resultaron ilesos.
Incrementan accidentes de tránsito
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES -Los accidentes de carretera y su peligrosidad se están incrementando en el departamento de Chontales. En lo que va de 2006, las autoridades registran 60 accidentes, diez muertos y 30 lesionados, según las estadísticas presentadas por la jefa de esta especialidad policial, subcomisionada Estela González. A pesar de que el incremento no es abismal, hay un aumento sensible de cuatro accidentes más, en comparación al período homólogo de 2005, ya que esta cifra se nota en el registro del Departamento de Tránsito. Admitió la subcomisionada González que los accidentes más peligrosos se reportan en aquellos lugares donde no hay cobertura de los agentes de Tránsito, como en El Ayote, Santo Domingo, La Gateada y El Coral. Desde el primer momento en que detectan este aumento, empezaron a capacitar a los policías de Seguridad Pública de Villa Sandino, El Coral, Santo Domingo y La Libertad, con el fin de disminuir los accidentes en estos municipios y su peligrosidad. La jefa de Tránsito afirmó que los puntos más críticos en la carretera troncal son: San Patricio, San Nicolás, San Esteban, La Gateada y en el casco urbano de Juigalpa la intersección del cementerio, Gasolinera Esso y el hospital, sin embargo, a nivel local los accidente bajaron en este período en un 40 por ciento.
“Camarón que se duerme…”
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES -Un robo de cuarenta mil 750 córdobas fue reportado ante la Policía de Juigalpa por la señora Elvira Acevedo González, a quien se le llevaron dinero en efectivo y objetos de valor de su casa, ubicada en el barrio Tamanes, del Bar El Bohemio una cuadra al sur. Según la víctima, los desconocidos penetraron a la vivienda tras forzar la cerradura de la puerta principal, aprovechando que todos los moradores dormían profundamente y no escucharon nada. Una vez dentro, los rateros cargaron con dos sacos de ropa, una caja de juguetes y 16 mil córdobas en efectivo que la víctima guardaba en un ropero. Con toda la paciencia del mundo, los “trabajadores nocturnos” abandonaron el inmueble y en medio de la oscuridad se perdieron en las calles del Barrio Tamanes. Horas después, Elvira descubría el robo y se trasladaba a la sede de la Policía de Juigalpa. Los agentes de inspección ocular se trasladaron a la casa de la denunciante a realizar las primeras investigaciones, pero hasta este fin de semana no tenían detenido a ningún sospechoso de este robo con fuerza.