Sucesos

Piden aclarar muerte de nicas en Guatemala

* Madre de uno de los fallecidos dice que mientras vendían tarjetas telefónicas en la vía pública, quedaron al centro de un fuego cruzado de dos grupos delincuenciales

Róger Olivas

CHINANDEGA
Un profundo dolor y sed de justicia ha quedado en la familia del joven chinandegano Rodibert Ignacio Acevedo Cáceres, de 23 años, que fue asesinado a balazos por sujetos desconocidos mientras vendía tarjetas telefónicas en un semáforo de la Avenida 2 de Boca Montes, en Ciudad Guatemala.
El cadáver de Acevedo Cáceres, y el de su amigo, William Francisco Zúñiga, de 35 años, originario de Tipitapa, entraron repatriados la semana pasada a través del puesto fronterizo de El Guasaule.
Ambos perdieron la vida en la capital chapina, confirmó Ana María Cáceres, madre de Rodibert Ignacio. Agregó que su vástago, junto a otros tres amigos y una joven guatemalteca, vendían tarjetas telefónicas a las ocho de la noche del sábado anterior.
La angustiada progenitora relató que los cuatro compañeros baleados fueron remitidos de emergencia por los bomberos a un centro asistencial. Presuntamente, los tiros salieron dispersos de parte de dos grupos rivales de antisociales que viajaban a bordo de dos automotores.
Ana María aseguró que la joven guatemalteca y William Francisco Zúñiga murieron instantáneamente, pero su vástago falleció la mañana del martes. Otra persona, cuya identidad desconoce, aún se debate entre la vida y la muerte. “Hoy 10 de mayo mi hijo cumplía un año exacto de que había viajado a buscar trabajo. Allá en Guatemala vivía con su hermano menor y su esposa”, expresó.
Aunque no interpuso denuncia ante las autoridades guatemaltecas, Ana María Cáceres, residente en el reparto Santa Patricia, exige justicia.